Aigüestortes i estany de St Maurici

Este año por el puente de Todos los Santos he tenido la gran suerte de gozar de la complicidad de mi familia junto con tres días festivos para dedicarlos a fotografiar el otoño en los Pirineos.

Nuestra primera parada fue en el parque nacional de Aigüestortes i estany de St Maurici.

Lago de St Maurici

El otoño en los Pirineos es mágico con unos colores muy llamativos que no suelen verse en las zonas más costeras aunque sí en otras zonas de interior. Eso sí, está a merced de la climatología y nunca sabes, cuando planificas, si vas a poder fotografiarlos. Lo mismo se mantienen 15 días como empieza a llover y entrar viento que tira gran parte de las hojas, como empieza a nevar.

Hacía mucho tiempo que no fotografiaba encuadres pensando en unirlos luego en una panorámica y este fue el resultado:

Panorámica de 7 fotografías verticales realizada con Lightroom CC Classic

Unas de las montañas más emblemáticas del parque nacional son els Encantats con una cota de más de 2700 m de altura.

Els Encantats

Perderse por los diferentes senderos y recorridos es una delicia para los sentidos en cualquier época del año y aunque cuando estuve a principios de verano (de hace ya más de 10 años) me gustó mucho, aún lo encuentro mucho más bonito en otoño vestido con sus mejores galas de colores.

Una de las cascadas más emblemáticas del parque es la cascada de Ratera cuya agua después de la caída discurre por un pedregal con rocas de gran tamaño y árboles caídos.

Cascada de Ratera

Cuando dejamos la cascada para seguir el camino ascendente nos podemos encontrar con vistas bucólicas cómo ésta enmarcada por la vegetación.

Los diferentes tonos verdosos y sobretodo los ocres se repiten por doquier combinados con los tonos blancos de las primeras nevadas en las cimas.

Ésta es otra visión otoñal de los Encantats

Els Encantats

Desde aquí nos dirigimos al lago de Ratera siguiendo el camino ascendente no sin antes hacer más paradas para retratar los fotogénicos escenarios. Esta vez pensé en incluir una figura humana para dar escala.

Llegamos a nuestra última parada antes de iniciar el descenso (aunque se puede seguir mucho más arriba), el estanque de Ratera.

Estany de Ratera

Os muestro varios encuadres y composiciones del mismo:

En la fotografía anterior quería reflejar la majestuosidad del lago y la montaña que tiene en frente de la cual, a media altura, surge un salto de agua con un caudal importante aunque no se aprecie mucho en la imagen. En la siguiente fotografía quería destacar la tonalidad de algunos árboles.

Estany de Ratera

Y ya por último en este otro encuadre quise destacar el reflejo de la vegetación en el lago.

Muchas gracias a tod@s por vuestras visitas. A quien le apetezca dejar su comentario que no lo dude, será bienvenid@ 😉

En las próximas entradas seguiré con más paisajes de otoño de estas mismas fechas pero un poco más hacia el norte… seguro que os gustará.