St Andrews

Este verano he tenido la suerte de poder visitar muchos lugares de Escocia, muchos rincones preciosos e inolvidables con paisajes de ensueño y un color verde intenso.

En ésta y próximas entradas os haré una selección de los lugares que más me cautivaron. Y el primero de ellos, tal vez precisamente por ser el primero, fue St Andrews. Una ciudad costera, con mucho encanto e historia, de la parte noreste de Escocia, en el condado de Fife (+ info en wikipedia).

En esta parte, el golf tiene muchísima importancia tanto es así que incluso hay campos de golf públicos.

Ciertamente, esta ciudad bien merece un paseo tanto por su frente marítimo como por el centro.

En la línea de la costa, cerca de algunas facultades universitarias (la universidad data del S. XV, + info en wikipedia) podemos ver el castillo de St Andrews.

Uno de los lugares más visitados y que, si no vais a subir a la torre de la iglesia para ver las vistas de la ciudad, es gratuito (en caso contrario tiene coste solo la ascensión a la torre) es la Catedral de St Andrews, o mejor dicho, lo que queda de ella (+ info en wikipedia).

Aiguamolls de l’Empordà (2a parte)

Continuando con mi incursión en la fotografia de avifauna os voy a seguir mostrando varias fotografías más. En algunas, las que los sujetos estan a mayor distancia veréis como estos llegan a ser más «blandos» en cuanto a definición, y eso que ya parto de la base de hacer las fotos con una APS-C para aprovechar el centro del objetivo que en principio es la parte más nítida. Como en la entrada anterior el combo estaba formado por EOS 7D + Extender x1,4 + EF 70-200 L IS f/2,8 todos, originales de Canon.

En esta primera imágen, a lo lejos, se pueden observar 3 ejemplares de garceta común (cat: martinet blanc), Egretta garzetta.

Egretta garzetta

En la siguiente fotografía podemos ver a varios ejemplares con parte del pelaje anaranjado, estos són Bubulcus ibis, que en castellano se denominan garcillas bueyeras (cat: esplugabous).

Los otros ejemplares con el pico más oscuro y achatado són espátulas, Platalea leucorodia (cat: becplaner).

Bubulcus ibis i Platalea leucorodia

Justo al lado había un árbol (o varios) que usaban de dormidero.

Entre otros ejemplares también se podían ver cigueñas blancas, Ciconia ciconia (cat: cigonya blanca).

Ciconia ciconia

Y también había algún que otro ejemplar de garza real, Ardea cinerea (cat: Bernat pescaire).

Ardea Cinerea

Y ya para finalizar la entrada, un visitante que no esperaba, más bien una pareja aunque en esta imagen solo os muestro el primero de los ejemplares de jabalí que llegó para saciar su sed, Sus scrofa (cat: senglar).

Sus scrofa

Y hasta aquí la entrada de hoy. Nos leemos en la próxima 😉

Aiguamolls de l’Empordà

No miento si digo que hacía años, por lo menos 4 ó 5, que no pasaba por los Aiguamolls de l’Empordà a fotografiar aves. Desde siempre un evento que me gusta mucho. De hecho mis primeros coqueteos con la fotografía fueron con una Minolta Dynax 505si de película fotografiando gorriones y otras aves por los olivares cercanos a donde vivía. Eso sí, para el presupuesto de un adolescente que se iniciaba y tenía un alto riesgo de fallar más que acertar, en diapositiva.

Ya de mayor con réflex digital, y como ya supongo que os habéis dado cuenta viendo el blog y el portfolio, amplié algo más las miras con otro tipo de fotografía, especialmente paisaje, macro… aunque no le hago ascos a un bonito skyline especialmente de noche. La fotografía social o la llamada «street photography», ya me cuesta más en cuanto a gustos.

Aunque mi gran frustración siempre han sido las aves, por aquello de solo poder fotografiarlas como «puntos». Con la compra del multiplicador x1,4 de Canon puedo ir un pasito más allá y empezar a sacar algo más decente. Digamos que he pasado de fotografiar «puntos» a fotografiar «comas» con el 70-200 y una 7D que no suelo usar para paisaje (uso la full frame) pero sí para fauna. No es la gran solución pero con eso y haciendo recorte en las imágenes puedo obtener alguna que otra fotografía decente. Y justamente de eso va esta entrada del blog que, para no cargarla de fotos, la mostraré en unas dos entregas mínimo.

Debo confesar que me cuesta mucho identificar especies. Supongo que necesito una curva de aprendizaje y aún estoy muy verde.

Un ejemplo es este ánade real (cat: ànec collverd), que yo lo identifico como una hembra aunque e cuesta saber si se trata del plumaje de eclipse del macho.

Anas platyrhyncos

Por ejemplo este otro ejemplar que a todas luces me parece otro ánade real sí que podría ser un macho con plumaje de eclipse.

Anas platyrhyncos

Sigamos con mis confusiones… este otro ejemplar no sé si se trata de un ejemplar juvenil también de ánade real (anas platyrhyncos) o si bien és una hembra de ánade friso, anas strepera, (cat: ànec griset).

Este otro sí, es una focha común (cat: fotja comú). Me hubiese gustado fotografiarla sola, puesto que habría ganado en composición, pero el ánade tenía aprecio a bucear debajo de ella.

Fulica atra

En cambio este otro ejemplar no tengo ni idea de qué se trata. He consultado mis guías de aves pero con mis conocimientos no he sabido fijarme en ningún rasgo característico que me permita discernir de qué ave se trataba.

Y ya para terminar os muestro este paisaje con aves y el encuadre más abierto tomado desde las casetas de avistamiento (hides de madera).

Nos leemos en las siguientes entradas del blog. Saludos, y gracias por pasaros.

Ah! Y si alguien tiene más conociemientos que yo (nada difícil) para la identificación de aves, que no dude en comentar los posibles errores que haya cometido.

Eclipse parcial de luna

El pasado martes, 16 de julio, pudo verse en el hemisferio norte un eclipse parcial de luna. Eso sí, en aquellas zonas en las que la meteorología lo permitió puesto que la previsión era que el cielo estuviese cubierto en muchas zonas.

Tuvimos la gran suerte que la previsión nos indicaba que los cielos se cubrirían más allá de medianoche, con lo cual podríamos ver el máximo del eclipse parcial. En la práctica ese máximo se produjo entre nubes y tuvimos que aprovechas los claros para ir fotografiando.

Os muestro dos fotografías. En esta primera se está produciendo el empiece del eclipse.

Recordad la Luna no emite luz propia sinó que nos refleja la luz que le llega del Sol. En un eclipse de Luna, la Tierra se interpone entre ésta y el Sol con lo que la Tierra proyecta su sombra hacia la Luna.

Si el eclipse de Luna es completo significa que la Tierra bloquea totalmente la luz del Sol porque está justo en la trayectoria en línea recta de ésta. La Luna queda oscura porque no puede reflejar una luz que no recibe. Si es un eclipse parcial, implica que la Tierra bloquea parcialmente esa luz y donde no le llega a la Luna no se refleja en su superficie y por tanto vemos zonas oscuras como en la fotografía siguiente en la que se produjo el máximo del eclipse parcial.

Por último os muestro una composición de 9 fotografías de la Luna desde que la empecé a fotografiar hasta una media hora después del máximo en que la parte en sombra de la Luna disminuye. Lamentablemente ya empezaban a haber demasiadas nubes y decidimos, también por la hora que era y no ser festivo, dejar la sesión ahí.

Esta ha sido la primera vez que he fotografiado un eclipse de forma progresiva con medios más o menos decentes Canon 7D (x1,6) + multiplicador x1,4 + 70-200 L IS USM a 200mm. Y aún así las fotografías tienen un recorte para conseguir una ampliación al 100%

Passer domesticus

El otro día fuí a probar el multiplicador (extender) x1,4 III de Canon a los Aiguamolls de l’Empordà (versión en castellano).

La configuración elegida fue una Canon Eos 7D Mk I (x1,6) + extender x1,4 + 70 – 200 L IS USM I. Tengo varias imágenes para procesar y mostrar pero quería empezar con las primeras que tomé a modo de retrato de encuadre más ajustado. En próximas entradas mostraré encuadres más abiertos.

Estas dos fotos son de un mismo ejemplar de Passer domesticus macho (gorrión común).

Los datos de las tomas són 1/320, f/4, ISO 800 @448mm (@200 x1,6 x1,4)

The Clock Tower

La Torre del Reloj es el nombre de la torre del parlamento de Londres que contiene en su interior la campana Big Ben y por la cual la mayoría llamamos a la propia torre por este nombre.

Os muestro un reprocesado en Lightroom de una fotografía tomada en 2010. Una imagen compositivamente simple pero que a la vez me resulta agradable a la vista.

Atardecer de enero

Hay atardeceres que son toda una delicia de fotografiar y que uno va buscando cuando planifica las salidas fotográficas. No siempre todo es planificar, muchas veces hay una componente de suerte y de observación de las condiciones meteorológicas. Como yo no soy ningún entendido en el tema de climatología y variaciones de la misma, ni tampoco de planificación aunque si que intento salir con algo mínimamente estudiado, lo que suelo hacer una vez escogida la localización es intentar ir a ver si realmente la zona «en directo» ofrece el potencial que busco y sobretodo fijarme mucho en el atardecer del día anterior y en las características de nubes, viento etc que hay (no hace falta que sea en el mismo sitio, muchas veces en zonas próximas cuando te desplazas en coche o por el estilo a esa hora también me sirve) para intentar ir al día siguiente a hacer la foto.

Vamos que no soy muy misterioso. Si un día el atardecer es bueno intento ir al día siguiente. De ahí el componente suerte. Que no hayan cambiado las condiciones y lo que me prometía muy feliz quede en nada.

 

 

Aunque lo que busco fotográficamente es el pico de color de la luz de la puesta de sol reflejada en la atmósfera, y si es posible en las nubes, siempre hay que ir un rato antes y quedarse un rato después para poder fotografiar las variaciones de luz. Realmente es un fenómeno que no deja de sorprenderme y del cual me gusta mucho disfrutar. Os dejo una secuencia de fotografías para que podáis apreciar los cambios de luz.

 

 

Entre la primera y la última imagen hay apenas 50 minutos de tiempo y las fotos han sido tomadas el primer fin de semana de enero. Y entre que empieza realmente la puesta de Sol y que acaba, unos 15 minutos.

 

 

Para mí, esta imagen de las nubes con ese rojizo intenso es la buscada o la fotografía estrella del conjunto.

 

 

Ésta era la última imagen de la serie y denota ya el final de la luz del atardecer que apenas duró unos cuantos minutos más. Creo que merece la pena intentar frenar un poco el ritmo de la vida actual y poder dedicar algo de tiempo a la contemplación de la naturaleza. No siempre es fácil y no siempre lo consigo, la inercia y las obligaciones siempre están presentes como si fuese una espada de Damocles, pero cuando lo logro me sirve para disfrutar y cargar pilas. Sobretodo para relajar la mente y abstraerme de los problemas durante un rato.

Bufa, bufa, Tramuntana!

La Tramuntana es un viento de componente norte que predomina en mi zona geográfica y aunque no he buscado registros meteorológicos creo recordar que en mi infancia se presentaba más recurrentemente y con más fuerza. Esta tarde he salido de casa dispuesto a realizar la primera fotografía de la tarde y sin planificar nada (me apetecía hacerlo un poco así, a salto de mata). Ayer ya lo tenía decidido, quería ir a hacer una puesta de Sol en la parte más oriental de la península, el Cap de Creus. Esta mañana ya me parecía que el poco viento que se notaba en la calle se magnificaría en esa localización, de hecho es costumbre que así sea, pero reconozco que una vez en el lugar la virulencia y la diferencia de un sitio a otro me ha sorprendido.

Mirando las previsiones meteorológicas, parece ser que el viento tenia una velocidad de unos 60 km/h en el momento en el que intentaba hacer las fotos. Costaba mucho tenerse en pie y sobretodo caminar en línea recta. No puedo ni quiero dejar de haceros notar la importancia de hacer fotografías desde lugares seguros y mucho cuidado con el estado del mar y situarse demasiado cerca de acantilados.

 

 

El sujeto de las fotografías es un islote denominado «sa rata» (la rata), debido a la peculiar forma que tiene que recuerda a este roedor, pues me pareció interesante mostrar el estado del mar y el embate de la misma sobre el islote.

 

Identificando el cielo

El pasado 14 de julio, en una escapada familiar a la Vall de Núria, me llevé una alegría como pocas veces, una de las noches en un cielo despejado, sin nubes y con poca humedad observé un cielo con tal cantidad de estrellas como no había visto antes y pude realizar la fotografia que ya llevaba planificada des de casa. La fotografía como tal ya la publiqué no hace mucho en una entrada titulada  Vía Láctea sobre la Vall de Núria.

Efectivamente, la planificación que hice en casa con PhotoPills (app hiper recomendada para planificación fotográfica), fue acertada:

 

Y una vez en el lugar simplemente, usando la realidad aumentada comprobé que el encuadre que tenía en mente era viable porqué quería fotografiar el centro galáctico y no sabía si la forma de V que dejaban las montañas sería un buen lugar para poderlo enmarcar o si por el contrario lo taparían.

 

 

Tal y como se puede ver a las 23:13 del día 13 de julio se podrían dar la condiciones aunque luego realmente la climatología hizo de las suyas y como en montaña es muy variable esa noche pasó de todo, se encapotó el cielo al 100%, 30 minutos más tarde se puso a llover, mirando la aplicación Windy para ver la evolución de las nubes (que por cierto que comprobé que a previsión corta de tiempo es muy fiable) y daba momentos de mucha nubosidad, otros de apenas… así que aguanté el pequeño chaparrón (si hubiese sido fuerte hubiese tenido que plegar) y para adelante!

Ya previamente sobre las 9 y algo, todavía con luz, puse la cámara donde quería, busqué el encuadre, enfoque manual a hiperfocal (ayudado con Photopills, ya os digo que realmente es genial). Os muestro una foto con el móvil para que os hagáis una idea:

 

 

Finalmente y aunque pude tomar fotos de la Vía Láctea con su centro, la mejor noche fue la siguiente, la del 14 de julio, una noche completamente clara y sin nubes. Luego en casa y por inquietudes que realmente van evolucionando del aprendizaje de la propia fotografía me he entretenido a identificar diferentes estrellas y a dibujar algunas constelaciones con la ayuda de Stellarium, simplemente poniendo las coordenadas del sitio, la altitud, el día y la hora. En esta captura de pantalla del ordenador podéis ver lo que el programa me indicaba que se veía en aquella noche tan estrellada. No sé si algún virtuoso de al astronomía estará leyendo esta humilde entrada (seguramente puede que le parezca poca cosa o con poca «chicha») pero yo con tal cantidad de estrellas y mi gran ignorancia al respecto soy totalmente incapaz de identificar nada a simple vista, ni con la cámara y mucho menos orientarme para saber que estoy viendo (limitaciones personales). Así que fotografío y luego en casa tranquilamente busco, identifico y dibujo, un trabajo de chinos por el tiempo que necesito para hacerlo pero cuando consigo resultados la verdad es que me llena.

 

 

Y ésta es la fotografía con las constelaciones identificadas:

 

 

Como se puede observar las constelaciones están dibujadas en azul y las estrellas que conforman los vértices del dibujo están redondeadas en rojo. Básicamente se pueden ver las constelaciones de sagitario, escudo, cisne, parte de sageta y parte de serpiente (ofiuco).

También pude identificar algunos objetos de cielo profundo (pocos), marcados en verde, como  cúmulos (clusters) de estrellas y nebulosas. Obviamente falta que estén bien identificados pero por el momento creo haber identificado el cúmulo de ptolomeo, el de la mariposa, el cúmulo del tridente de Poseidón, la nebulosa del lago (de la laguna), la nebulosa Trífida y la nebulosa Omega. Todos estos nombre no me los sé ni mucho menos, simplemente iba buscando las posiciones y Stellarium los iba identificando.

Como ya dije antes, nunca me había fijado en los objetos de cielo profundo y me siento muy satisfecho de haber podido fotografiarlos.

También se podía ver Saturno, es ese punto brillante redondeado en verde en el brazo superior de Sagitario (que por cierto también llaman la tetera porque si le quitas los brazos el dibujo del cuerpo recuerda a una tetera). También estaba Júpiter pero me quedó fuera del encuadre y ahora no recuerdo si tapado o no por la montaña de la derecha de la imagen.

También hice una larga exposición para sacar un poco de trazas de estrellas aunque la verdad es que el máximo tiempo de exposición que me dio era de 14 minutos y 30 segundos (hice una conversión rápida con Photopills sobre qué tiempo de exposición necesitaba para f/2,8 e ISO 100 si para f/2,8 e ISO 6400 necesité 15 s). No me acaban de gustar estas largas exposiciones cuando tenemos la Vía Láctea en el cielo pues se queda una imagen borrosa (lógico por el movimiento de la bóveda celeste, bueno de la Tierra, que es lo que aprovechamos para el trazo de las estrellas) que no me acaba de parecer estética.

 

 

Lo que si me «alucina» son los colores de las estrellas. La línea discontinua que se ve saliendo de la diagonal no fue intencionada, seguramente fue un avión de los muchos que me fijé que había a esas horas de la noche.

Bueno, pues creo que me ha quedado una de las entradas más completas de las que he hecho hasta ahora en el blog. Espero que os haya gustado y la hayáis disfrutado tanto como yo. Si veis incorrecciones no dudéis en decirlo en los comentarios.

Un saludo!

 

Reprocesando auroras (I)

Seguimos con las imágenes de sitios fresquitos. Esta es una imagen tomada en las navidades de 2014 (concretamente el 30 de diciembre de 2014) de una magnífica noche de auroras boreales en la zona de Kalfatellsstadhur. Como voy haciendo últimamente como ejercicio para aprender y empezar a moverme con soltura por Capture One os traigo un nuevo procesado con Capture One Pro 11.2 y os pongo después la foto (que ya se había publicado en el blog) procesada originalmente con Lightroom 7.5

Foto procesada con Capture One Pro 11.2

 

 

La misma foto procesada con Lightroom 7.5

 

This site is protected by wp-copyrightpro.com