2019

Passer domesticus

El otro día fuí a probar el multiplicador (extender) x1,4 III de Canon a los Aiguamolls de l’Empordà (versión en castellano).

La configuración elegida fue una Canon Eos 7D Mk I (x1,6) + extender x1,4 + 70 – 200 L IS USM I. Tengo varias imágenes para procesar y mostrar pero quería empezar con las primeras que tomé a modo de retrato de encuadre más ajustado. En próximas entradas mostraré encuadres más abiertos.

Estas dos fotos son de un mismo ejemplar de Passer domesticus macho (gorrión común).

Los datos de las tomas són 1/320, f/4, ISO 800 @448mm (@200 x1,6 x1,4)

Atardecer de enero

Hay atardeceres que son toda una delicia de fotografiar y que uno va buscando cuando planifica las salidas fotográficas. No siempre todo es planificar, muchas veces hay una componente de suerte y de observación de las condiciones meteorológicas. Como yo no soy ningún entendido en el tema de climatología y variaciones de la misma, ni tampoco de planificación aunque si que intento salir con algo mínimamente estudiado, lo que suelo hacer una vez escogida la localización es intentar ir a ver si realmente la zona «en directo» ofrece el potencial que busco y sobretodo fijarme mucho en el atardecer del día anterior y en las características de nubes, viento etc que hay (no hace falta que sea en el mismo sitio, muchas veces en zonas próximas cuando te desplazas en coche o por el estilo a esa hora también me sirve) para intentar ir al día siguiente a hacer la foto.

Vamos que no soy muy misterioso. Si un día el atardecer es bueno intento ir al día siguiente. De ahí el componente suerte. Que no hayan cambiado las condiciones y lo que me prometía muy feliz quede en nada.

 

 

Aunque lo que busco fotográficamente es el pico de color de la luz de la puesta de sol reflejada en la atmósfera, y si es posible en las nubes, siempre hay que ir un rato antes y quedarse un rato después para poder fotografiar las variaciones de luz. Realmente es un fenómeno que no deja de sorprenderme y del cual me gusta mucho disfrutar. Os dejo una secuencia de fotografías para que podáis apreciar los cambios de luz.

 

 

Entre la primera y la última imagen hay apenas 50 minutos de tiempo y las fotos han sido tomadas el primer fin de semana de enero. Y entre que empieza realmente la puesta de Sol y que acaba, unos 15 minutos.

 

 

Para mí, esta imagen de las nubes con ese rojizo intenso es la buscada o la fotografía estrella del conjunto.

 

 

Ésta era la última imagen de la serie y denota ya el final de la luz del atardecer que apenas duró unos cuantos minutos más. Creo que merece la pena intentar frenar un poco el ritmo de la vida actual y poder dedicar algo de tiempo a la contemplación de la naturaleza. No siempre es fácil y no siempre lo consigo, la inercia y las obligaciones siempre están presentes como si fuese una espada de Damocles, pero cuando lo logro me sirve para disfrutar y cargar pilas. Sobretodo para relajar la mente y abstraerme de los problemas durante un rato.

Bufa, bufa, Tramuntana!

La Tramuntana es un viento de componente norte que predomina en mi zona geográfica y aunque no he buscado registros meteorológicos creo recordar que en mi infancia se presentaba más recurrentemente y con más fuerza. Esta tarde he salido de casa dispuesto a realizar la primera fotografía de la tarde y sin planificar nada (me apetecía hacerlo un poco así, a salto de mata). Ayer ya lo tenía decidido, quería ir a hacer una puesta de Sol en la parte más oriental de la península, el Cap de Creus. Esta mañana ya me parecía que el poco viento que se notaba en la calle se magnificaría en esa localización, de hecho es costumbre que así sea, pero reconozco que una vez en el lugar la virulencia y la diferencia de un sitio a otro me ha sorprendido.

Mirando las previsiones meteorológicas, parece ser que el viento tenia una velocidad de unos 60 km/h en el momento en el que intentaba hacer las fotos. Costaba mucho tenerse en pie y sobretodo caminar en línea recta. No puedo ni quiero dejar de haceros notar la importancia de hacer fotografías desde lugares seguros y mucho cuidado con el estado del mar y situarse demasiado cerca de acantilados.

 

 

El sujeto de las fotografías es un islote denominado «sa rata» (la rata), debido a la peculiar forma que tiene que recuerda a este roedor, pues me pareció interesante mostrar el estado del mar y el embate de la misma sobre el islote.

 

This site is protected by wp-copyrightpro.com