Astronomía

Identificando el cielo

El pasado 14 de julio, en una escapada familiar a la Vall de Núria, me llevé una alegría como pocas veces, una de las noches en un cielo despejado, sin nubes y con poca humedad observé un cielo con tal cantidad de estrellas como no había visto antes y pude realizar la fotografia que ya llevaba planificada des de casa. La fotografía como tal ya la publiqué no hace mucho en una entrada titulada  Vía Láctea sobre la Vall de Núria.

Efectivamente, la planificación que hice en casa con PhotoPills (app hiper recomendada para planificación fotográfica), fue acertada:

 

Y una vez en el lugar simplemente, usando la realidad aumentada comprobé que el encuadre que tenía en mente era viable porqué quería fotografiar el centro galáctico y no sabía si la forma de V que dejaban las montañas sería un buen lugar para poderlo enmarcar o si por el contrario lo taparían.

 

 

Tal y como se puede ver a las 23:13 del día 13 de julio se podrían dar la condiciones aunque luego realmente la climatología hizo de las suyas y como en montaña es muy variable esa noche pasó de todo, se encapotó el cielo al 100%, 30 minutos más tarde se puso a llover, mirando la aplicación Windy para ver la evolución de las nubes (que por cierto que comprobé que a previsión corta de tiempo es muy fiable) y daba momentos de mucha nubosidad, otros de apenas… así que aguanté el pequeño chaparrón (si hubiese sido fuerte hubiese tenido que plegar) y para adelante!

Ya previamente sobre las 9 y algo, todavía con luz, puse la cámara donde quería, busqué el encuadre, enfoque manual a hiperfocal (ayudado con Photopills, ya os digo que realmente es genial). Os muestro una foto con el móvil para que os hagáis una idea:

 

 

Finalmente y aunque pude tomar fotos de la Vía Láctea con su centro, la mejor noche fue la siguiente, la del 14 de julio, una noche completamente clara y sin nubes. Luego en casa y por inquietudes que realmente van evolucionando del aprendizaje de la propia fotografía me he entretenido a identificar diferentes estrellas y a dibujar algunas constelaciones con la ayuda de Stellarium, simplemente poniendo las coordenadas del sitio, la altitud, el día y la hora. En esta captura de pantalla del ordenador podéis ver lo que el programa me indicaba que se veía en aquella noche tan estrellada. No sé si algún virtuoso de al astronomía estará leyendo esta humilde entrada (seguramente puede que le parezca poca cosa o con poca “chicha”) pero yo con tal cantidad de estrellas y mi gran ignorancia al respecto soy totalmente incapaz de identificar nada a simple vista, ni con la cámara y mucho menos orientarme para saber que estoy viendo (limitaciones personales). Así que fotografío y luego en casa tranquilamente busco, identifico y dibujo, un trabajo de chinos por el tiempo que necesito para hacerlo pero cuando consigo resultados la verdad es que me llena.

 

 

Y ésta es la fotografía con las constelaciones identificadas:

 

 

Como se puede observar las constelaciones están dibujadas en azul y las estrellas que conforman los vértices del dibujo están redondeadas en rojo. Básicamente se pueden ver las constelaciones de sagitario, escudo, cisne, parte de sageta y parte de serpiente (ofiuco).

También pude identificar algunos objetos de cielo profundo (pocos), marcados en verde, como  cúmulos (clusters) de estrellas y nebulosas. Obviamente falta que estén bien identificados pero por el momento creo haber identificado el cúmulo de ptolomeo, el de la mariposa, el cúmulo del tridente de Poseidón, la nebulosa del lago (de la laguna), la nebulosa Trífida y la nebulosa Omega. Todos estos nombre no me los sé ni mucho menos, simplemente iba buscando las posiciones y Stellarium los iba identificando.

Como ya dije antes, nunca me había fijado en los objetos de cielo profundo y me siento muy satisfecho de haber podido fotografiarlos.

También se podía ver Saturno, es ese punto brillante redondeado en verde en el brazo superior de Sagitario (que por cierto también llaman la tetera porque si le quitas los brazos el dibujo del cuerpo recuerda a una tetera). También estaba Júpiter pero me quedó fuera del encuadre y ahora no recuerdo si tapado o no por la montaña de la derecha de la imagen.

También hice una larga exposición para sacar un poco de trazas de estrellas aunque la verdad es que el máximo tiempo de exposición que me dio era de 14 minutos y 30 segundos (hice una conversión rápida con Photopills sobre qué tiempo de exposición necesitaba para f/2,8 e ISO 100 si para f/2,8 e ISO 6400 necesité 15 s). No me acaban de gustar estas largas exposiciones cuando tenemos la Vía Láctea en el cielo pues se queda una imagen borrosa (lógico por el movimiento de la bóveda celeste, bueno de la Tierra, que es lo que aprovechamos para el trazo de las estrellas) que no me acaba de parecer estética.

 

 

Lo que si me “alucina” son los colores de las estrellas. La línea discontinua que se ve saliendo de la diagonal no fue intencionada, seguramente fue un avión de los muchos que me fijé que había a esas horas de la noche.

Bueno, pues creo que me ha quedado una de las entradas más completas de las que he hecho hasta ahora en el blog. Espero que os haya gustado y la hayáis disfrutado tanto como yo. Si veis incorrecciones no dudéis en decirlo en los comentarios.

Un saludo!

 

Reprocesando auroras (I)

Seguimos con las imágenes de sitios fresquitos. Esta es una imagen tomada en las navidades de 2014 (concretamente el 30 de diciembre de 2014) de una magnífica noche de auroras boreales en la zona de Kalfatellsstadhur. Como voy haciendo últimamente como ejercicio para aprender y empezar a moverme con soltura por Capture One os traigo un nuevo procesado con Capture One Pro 11.2 y os pongo después la foto (que ya se había publicado en el blog) procesada originalmente con Lightroom 7.5

Foto procesada con Capture One Pro 11.2

 

 

La misma foto procesada con Lightroom 7.5

 

Via Láctea sobre la Vall de Núria

De las dos noches que pasé en la Vall de Núria, a mediados de julio, tengo tres recuerdos que se me han quedado grabados. El primero fue el hecho de ver que ya de noche había gente que hacía los caminos de montaña con frontales en la cabeza, incluso los había más osados que los hacían en bicicleta. También es cierto que había famílias que paseaban cerca de la estación con frontales como diversión o simplemente por dar la vuelta al lago antes de ir a dormir. Por fortuna sobre las 11 de la noche solían cesar estas actividades y entonces solo se escuchaba el agua y tranquilidad mucha tranquilidad. Así que ese es precisamente mi segundo recuerdo, la paz interior de estar con uno mismo y nadie mas en la zona, que con buen criterio estaba muy poco iluminada por lo que era difícil ver a dos palmos de uno.

El tercero es la majestuosidad del cielo estrellado, un cielo limpio y con tal cuantía de estrellas que no recuerdo haberlo visto así antes. Cierto es que se denota algo de contaminación lumínica pero nada importante como para limitar la visión de las estrellas y de la majestuosa Vía Láctea con su centro galáctico. Seguro que habrá quien lea esto y diga que no es para tanto pero lo cierto es que no estoy nada acostumbrado a ver los cielos de montaña y si los cielos del litoral muy contaminados lumínicamente.

La foto que os muestro hoy es fruto de la segunda y última noche que pasé en la estación de la Vall de Núria, en la primera también se pudo ver la Vía Láctea majestuosa pero con un tiempo muy cambiante: llovió, se cubrió de nubes, se despejo, se volvió a cubrir parcialmente… En cambio el segundo día el cielo se mantuvo constante y despejado. Un gozo para los sentidos y si no juzgad vosotros mismos.

Ésta imagen está procesada con Capture one, programa que estoy probando aunque ando bastante perdido debido a la gran cantidad de años que llevo usando Lightroom.  Hoy mismo descargué la versión de prueba y me he animado a hacer un procesado siguiendo las explicaciones del blog ProcessingRaw.

Saludos

Eclipse lunar

El pasado viernes, 27 de julio se produjo un eclipse total de luna , es decir, que la Tierra se interpuso entre el Sol y la Luna.  Además se produjo también la conjunción con Marte, el llamado planeta Rojo. Se pudo ver desde la mayoría de zonas de la Península Ibérica aunque, por lo menos en el litoral donde yo me encontraba, una banda de nubes bajas (simulando una “faja” o banda en el horizonte) impidieron ver la salida de la Luna y ésta no se pudo observar hasta que no estuvo bastante más arriba del horizonte. Tampoco fue garantía de mucho ya que de tanto en tanto las nubes tapaban la Luna y por tanto salía de nuestro campo de visión de forma intermitente. imagino que el hecho de que fue un día muy muy caluroso con temperaturas de hasta 29ºC a las 22 h (dónde yo me encontraba) propició esta formación nubosa.

Ésta es la primera imagen de la Luna que pude tomar. Eran las 21:37h. Como se observa, con bastante elevación respecto del horizonte.

 

 

Después de ir jugando al gato y al ratón (ahora la tapaban las nubes, luego no y luego otra vez, y así sucesivamente) intenté componer algo con un poco de gracia aunque enseguida me di cuenta que sería algo más bien con cierto valor documental que artístico. Las dos fotografías que os muestro a continuación fueron tomadas a las 21:46 y 21:48 horas, respectivamente.

 

 

 

En la siguiente fotografía, tomada sobre las 22:06 se puede ver a la Luna en conjunción con Marte (ese puntito pequeño, rojo, brillante que se ve en la parte inferior derecha del encuadre).

 

 

La tonalidad rojiza que adquiere la Luna en estos eclipses se debe a que en un eclipse lunar total la Tierra se interpone al Sol y le hace “sombra” a la Luna (le tapa gran parte de la luz Solar que recibe y que es la que nos refleja) pero es la atmósfera terrestre la que produce un efecto denominado dispersión de Rayleigh que afecta a la dispersión del espectro visible de manera que filtra los demás colores dejando “pasar” mayoritariamente la luz roja (la longitud de onda perteneciente a esta luz). Si os interesa estos fenómenos os recomiendo que busquéis información más rigurosa que la que yo os he comentado, que es un simple apunte grosero (y seguramente lleno de imprecisiones).

 

En este video del canal de Youtube, Sky-live.tv, podéis ver la grabación de la retransmisión que se hizo en directo desde Namibia.

Milky way

En esta ocasión y aunque la luna estaba al 93,6% (decreciente) se planificó una sesión para practicar fotografia de la Via Láctea, especialmente pensado para cuando las condiciones fueran óptimas. El lugar elegido fue modificado a última hora y se decidió por la ermita de Sta Helena de Rodes ya que la luna salía tarde, sobre las 23:45 y además bastante baja por lo que la ubicación de la ermita con montañas que la parapetaban por el lado donde salía la luna (al menos la principio) parecía una buena opción.

Consulté diferentes modelos meteorológicos y ninguno daba nubes, consulte la app windy (cambia constantemente) y si que salía un 8% de posibilidad de nubes bajas así que con cierta incertidumbre nos dirigimos al lugar elegido. Al estar en camino todo parecía indicar el fracaso, nubes moviéndose rápido y tapando el el sol por el oeste hacía pensar que sería una salida fallida pero perseveramos y suerte que lo hicimos porque justo donde nos interesaba no había muchas nubes y además en poco menos de 30 minutos el cielo empezó a abrir y las nubes dejaron lugar a un cielo más o menos raso.

Así que, aún con luz, estudiamos la zona, montamos el equipo y hicimos las configuraciones necesarias y con la imprescindible silla nos pusimos a cenar el bocadillo y repasar algunas funciones de Photopills que nos serían útiles esa noche, no sin dejar de hacer fotografías cada cierto tiempo por aquello de tener registro de antes del momento que consideramos óptimo y también por ir viendo como iban cambiando las mediciones de luz.

De todas las que hice tal vez me quede con esta que fue una prueba a 6400 ISO y que me sorprendió porque pensaba que obtendría más ruido y me arruinaría la foto y…no. Debo decir que uso una Canon 5D mK II

 

 

En este video a cámara rápida podéis ver el poco procesado que le he dado, todo con Lightroom:

Dentro y fuera de nuestro planeta

Confieso que el título inicial de la entrada era “La Vía Láctea y la tormenta”, un título sin mucho gancho y que pensando en que se trataba de dos “fenómenos” que se daban uno fuera de la Tierra y otro en ella se me antojaba mejor como “In & Out the Earth” aunque finalmente he decidido no usar la lengua de Shakespeare. Obviamente matizar, antes de empezar, que lo de “dentro” hace referencia a fenómenos atmosféricos en la superficie terrestre, nada tiene que ver con la estructura geológica interna del planeta. Así pues empecemos…

¿Qué tendrá la Vía Láctea que a casi todos nos apasiona tanto? Tal vez sea porque se trate de nuestra “casa” aunque esto es un eufemismo ya que realmente la Vía Láctea es una galaxia, nuestra galaxia, en espiral barrada donde “nuestro” Sistema Solar ni siquiera está en ningún brazo principal sino en un brazo menor, llamado como el brazo de Orión (por ser donde se encuentra dicha constelación). Aunque cuando intentamos fotografiar la Vía Láctea  siempre procuramos dirigirnos en posición hacia su centro (el bulbo), nuestro Sol ni siquiera se encuentra cerca de él, sino a unos 27700 años luz (para llegar tendríamos que viajar a 300 mil km/s durante 27700 años!).

Tal vez sea, el saberla inalcanzable, con un nombre de estrellas estimadas en más de 200 mil millones (no todas del mismo tipo que el Sol), junto con la fascinación de la multitud de preguntas sin respuestas aún, lo que me motiva a dar un vistazo de vez en cuando al exterior de nuestro planeta aunque sea poco, mal y meramente testimonial. ¿Curiosidad científica? Quizás. ¿Afán por guardar registro y testimonio de lo que observo? Seguramente, aunque asumiendo que mi corta existencia no llega ni a milisegundos en la “vida” del Universo.

Aprovechando que entre primavera y otoño se puede observar la Vía Láctea en nuestro hemisferio (norte) y que hacia verano, las temperaturas son más agradables de noche y además la Vía Láctea se ve a horas menos intempestivas, se dio el pistoletazo de salida a fotografiar nocturnas con Vía Láctea a principios del mes de junio.

La verdad es que las previsiones daban muy pocas probabilidades de éxito y tuvimos muchas nubes durante el día e incluso lluvias. Pero esa noche tuvimos unas cuantas horas de tregua, aunque a lo lejos al horizonte, supuestamente sobre Perpignan (Francia) o cercanías  se vislumbraban fogonazos de luz que iluminaban algunas nubes como si fuesen lámparas celestes.

_MG_9811

La bóveda celeste estrellada era preciosa y me sorprendió la gran cantidad de aviones que la surcaban. Se veían a simple vista por los pilotos luminosos intermitentes blancos y rojos que llevaban. Al fotografiarlos se obtiene una estela de puntos blancos y rojos alternados pero en una de las imágenes… Oh, sorpresa! No se trataba de ningún avión sino de un bólido.

Leer más»

Identificando el cielo

Últimamente estoy en fase de querer aprender y comprender más de lo que nos rodea. La fotografía, sin pretenderlo y sin forzarlo me lleva a ello. Incluso en temas que en mi adolescencia me parecían banales o que no me despertaban interés ahora me motivan y me apremian a querer aprender más y más, especialmente aquellos que tienen que ver con la ciencia, con los que, por formación, imagino que estoy más predispuesto o más abierto de miras.

Hoy no quiero mostraros la belleza estética de una fotografía y precisamente para evitarlo os muestro dos fotografías nocturnas que ya os había enseñado en entradas anteriores. Pretendo ir más allá, analizar realmente lo que estamos viendo.

_MG_6283-Edit

Reconozco que las fotografías nocturnas me gustan mucho, sobretodo las que se pueden catalogar como “de paisaje astronómico” pero me niego a considerar las estrellas y la Via Láctea como meros elementos decorativos, como si fueran puntos dibujados en una tela que nos hace de fondo, cuando realmente son astros celestes, estrellas, algunas inlcuso mayores en tamaño y volumen que nuestra estrella más cercana y que nos permite la vida tal y como la conocemos, el Sol.

Leer más»

22- abr. Día de la Tierra

Hoy, 22 de abril, se celebra el día de la Tierra, instaurado desde 1970, se busca concienciar de la importancia de nuestro planeta. Aunque más bien diría PLANETA (en mayúsculas) puesto que no tenemos ningún otro que podamos alcanzar y sea posible la vida tal y como la conocemos, nuestra vida. Si es cierto que se está descubriendo, en nuestro Sistema Solar, que hay planetas (y es posible que algún satélite natural, aunque se me escapa) con indicios de tener o haber tenido vida, aunque hablamos de vida miscroscópica, por contener elementos químicos fundamentales para esta.

_MG_8669

Aún sin pretender hacerlo coincidir, ayer hicimos una pequeña sesión de fotografía astronómica. En la tranquilidad de la oscuridad te das cuenta, observando el firmamento, de lo poco que sabemos de lo que hay “ahí fuera”. Tan solo hay que pensar que cada estrella es un astro como nuestro Sol o incluso mayor y porqué no, tal vez también tenga un sistema planetario girando en órbitas a su alrededor atraída por su acción gravitacional.

En esta imagen de la iglesia de Sta Helena de Rodes, se puede observar, en el cielo, los siguientes cuerpos celestes:

– La luna creciente (al 10,5%)

Venus

Aldebaran  (constelación de Tauro)

– Se empiezan a intuir algunas estrellas de la constelación de Auriga.

En esta imagen las tenéis identificadas:

Leer más»

This site is protected by wp-copyrightpro.com