Making of

Review de producto: fotolibro de Saal Digital

Hace tiempo que quería probar alternativas a los típicos fotolibros, fotoálbums o álbumes digitales, llamadles como queráis. No acababa de estar contento con los resultados obtenidos hasta ahora. En algunos casos las impresiones eran «correctas», pero sin pretensiones. En otras, habían fallos porque la maquinaria usada para la impresión se iba mucho de lo que se veía en una pantalla calibrada, en donde el procesado se había cuidado con mimo. En algunas ocasiones se iba tanto que las imágenes que me llegaban impresas eran grisáceas y mortecinas.

La experiencia es un grado, así que después de sucederme ese apagamiento en colores y tonos medios, y para evitarlo, aprendí la lección de pedir los perfiles ICC de salida de la maquinaria que haría los fotolibros. Algunas empresas las enviaban bajo petición expresa pero no los podías encontrar en su web (los perfiles ICC) porque se escudaban en que «sus servicios eran para aficionados a la fotografía» (imagino que con ello no querían decir realmente aficionados serios o avanzados sino más bien aquellos que hacen fotos casuales o de vacaciones por el mero recuerdo sin más pretensiones), en algún otro laboratorio incluso el comercial de atención al cliente no tenía ni idea de lo que era un perfil ICC… Así que he ido dando tumbos de un laboratorio a otro, arriesgándome a hacer alguna prueba en alguno y negándome en redondo con otros.

Sí, soy muy «tiquismiquis» con los revelados de mis fotografías tanto los que hago en álbumes como las que revelo en papel a tamaño de 30×20 o superior. ¿Y no es lógico?.

Si procuro cuidar el proceso de captura y de revelado en un monitor calibrado y dedicado para fotografía que permite la interpretación del 95%  (o 98%, lo digo de memoria) del espacio de color Adobe RGB (aunque el módulo de revelado de LR usa el espacio de color Prophoto, más amplio que el Adobe RGB) qué menos que pretender que esos resultados se reflejen el el posterior revelado. ¿Sino para que dedicar tanto tiempo en controlar el proceso?

A través de facebook me puse en contacto con Saal Digital que me permitió hacer una prueba de producto de su álbum digital y que detallo a continuación.

SaalDgital_Photoalbum

Leer más»

Playa del Jökulsárlón (y «making of»)

En esta tercera entrega voy a mostraros unas fotos que tomé en la destinación por excelencia de los fotógrafos de naturaleza cuando van a Islandia, la playa del Jökulsárlón y sus hielos. Además voy a completar la entrada con algunas fotos y un pequeño video a modo de «making of». ¿Empezamos?

La playa del Jökulsárlón está situada al otro lado de la carretera de donde está el propio lago Jökulsárlón. Este lago tiene salida al océano por lo que se trata de un lago de agua salobre, es decir, mezcla de agua dulce proveniente del galciar Vatnajökull y agua salada del propio océano Atlántico. Las temperaturas del agua son muy bajas por lo que caerse al agua implica que en muy pocos minutos se entra en un estado de hipotermia.

En dicho lago se acumulan trozos de bloques de hielo desprendidos del glaciar con lo que hay icebergs flotando, esto implica que con el tiempo salen al Atlántico y alguno de ellos son empujados por las olas a la playa donde son varados en la arena aunque no por mucho tiempo.

Pudimos ir dos mañanas a primera hora. El primer día aunque había un frente de nubes bajas en el horizonte si pudimos disfrutar de una tímida salida de Sol.

_MG_5821

_MG_5840

La primera mañana que estuvimos fui bastante cauto, la segunda mañana arriesgué más con el agua…

Leer más»

This site is protected by wp-copyrightpro.com