Nocturnas

Cuando la noche se torna día.

No soy muy amante de hacer nocturnas que parezcan hechas de día pero esta vez voy a hacer una excepción aunque en el momento de realizar la larga exposición intenté calcular el tiempo para que quedase ligeramente subexpuesta. De esta manera tiene algo más de la luz necesaria para que se vean los detalles pero no tanto como para que parezca tomada en otro momento del día. Esta foto concretamente fue tomada a las 22:27 horas a finales de julio.

_MG_0222

Saludos y gracias por pasaros.

Feliz entrada al 2016!

_MG_0219-2

En el ocaso de este 2015 que en pocos días finalizará, para no volver jamás (“ley de vida” según lo intenta justificar la vox populi), quería agradecer a todos los que me habéis visitado en estos meses pese a que la actividad de publicaciones haya sido prácticamente inexistente. Es reconfortante saber que hay alguien al otro lado de la pantalla y que uno no escribe para “nadie” aunque de bien seguro este acto,  cuando enseñamos nuestras fotografías, tiene un fuerte componente narcisista, especialmente en aquellos que intentamos mostrar lo que observamos y fotografiamos buscando su componente estética y no por el mensaje (fotoperiodístico o no) que pueda llevar incluido.

Suele ser fácil reconocer uno u otro tipo de fotografía. La primera suele darse con fotos solistas o con pocas fotos por publicación y se buscan resaltar formas, texturas, colores, luces, sombras… La segunda hace referencia, habitualmente, a un conjunto de fotografías que intentan mostrarse como un todo sin que solo una tenga más peso que las otras.

Así que desde mi punto de vista “estético” quería romper mi periodo de inactividad (en el que intento dar un paso atrás y hacer un “reset” psicológico para volver a disfrutar de la fotografía “a mi ritmo y a mi rollo” con la ilusión  del primer día) para felicitaros el año nuevo que está por llegar.

Feliz 2016 y buena luz a tod@s!

Dentro y fuera de nuestro planeta

Confieso que el título inicial de la entrada era “La Vía Láctea y la tormenta”, un título sin mucho gancho y que pensando en que se trataba de dos “fenómenos” que se daban uno fuera de la Tierra y otro en ella se me antojaba mejor como “In & Out the Earth” aunque finalmente he decidido no usar la lengua de Shakespeare. Obviamente matizar, antes de empezar, que lo de “dentro” hace referencia a fenómenos atmosféricos en la superficie terrestre, nada tiene que ver con la estructura geológica interna del planeta. Así pues empecemos…

¿Qué tendrá la Vía Láctea que a casi todos nos apasiona tanto? Tal vez sea porque se trate de nuestra “casa” aunque esto es un eufemismo ya que realmente la Vía Láctea es una galaxia, nuestra galaxia, en espiral barrada donde “nuestro” Sistema Solar ni siquiera está en ningún brazo principal sino en un brazo menor, llamado como el brazo de Orión (por ser donde se encuentra dicha constelación). Aunque cuando intentamos fotografiar la Vía Láctea  siempre procuramos dirigirnos en posición hacia su centro (el bulbo), nuestro Sol ni siquiera se encuentra cerca de él, sino a unos 27700 años luz (para llegar tendríamos que viajar a 300 mil km/s durante 27700 años!).

Tal vez sea, el saberla inalcanzable, con un nombre de estrellas estimadas en más de 200 mil millones (no todas del mismo tipo que el Sol), junto con la fascinación de la multitud de preguntas sin respuestas aún, lo que me motiva a dar un vistazo de vez en cuando al exterior de nuestro planeta aunque sea poco, mal y meramente testimonial. ¿Curiosidad científica? Quizás. ¿Afán por guardar registro y testimonio de lo que observo? Seguramente, aunque asumiendo que mi corta existencia no llega ni a milisegundos en la “vida” del Universo.

Aprovechando que entre primavera y otoño se puede observar la Vía Láctea en nuestro hemisferio (norte) y que hacia verano, las temperaturas son más agradables de noche y además la Vía Láctea se ve a horas menos intempestivas, se dio el pistoletazo de salida a fotografiar nocturnas con Vía Láctea a principios del mes de junio.

La verdad es que las previsiones daban muy pocas probabilidades de éxito y tuvimos muchas nubes durante el día e incluso lluvias. Pero esa noche tuvimos unas cuantas horas de tregua, aunque a lo lejos al horizonte, supuestamente sobre Perpignan (Francia) o cercanías  se vislumbraban fogonazos de luz que iluminaban algunas nubes como si fuesen lámparas celestes.

_MG_9811

La bóveda celeste estrellada era preciosa y me sorprendió la gran cantidad de aviones que la surcaban. Se veían a simple vista por los pilotos luminosos intermitentes blancos y rojos que llevaban. Al fotografiarlos se obtiene una estela de puntos blancos y rojos alternados pero en una de las imágenes… Oh, sorpresa! No se trataba de ningún avión sino de un bólido.

Leer más»

Identificando el cielo

Últimamente estoy en fase de querer aprender y comprender más de lo que nos rodea. La fotografía, sin pretenderlo y sin forzarlo me lleva a ello. Incluso en temas que en mi adolescencia me parecían banales o que no me despertaban interés ahora me motivan y me apremian a querer aprender más y más, especialmente aquellos que tienen que ver con la ciencia, con los que, por formación, imagino que estoy más predispuesto o más abierto de miras.

Hoy no quiero mostraros la belleza estética de una fotografía y precisamente para evitarlo os muestro dos fotografías nocturnas que ya os había enseñado en entradas anteriores. Pretendo ir más allá, analizar realmente lo que estamos viendo.

_MG_6283-Edit

Reconozco que las fotografías nocturnas me gustan mucho, sobretodo las que se pueden catalogar como “de paisaje astronómico” pero me niego a considerar las estrellas y la Via Láctea como meros elementos decorativos, como si fueran puntos dibujados en una tela que nos hace de fondo, cuando realmente son astros celestes, estrellas, algunas inlcuso mayores en tamaño y volumen que nuestra estrella más cercana y que nos permite la vida tal y como la conocemos, el Sol.

Leer más»

Lightpainting

El pasado viernes, desde la asociación ACFAE, de la cual soy socio, se realizó una charla y posterior salida demostrativa sobre lightpainting o pintar con luz (de noche o en la oscuridad, obviamente).

La verdad es que aunque me gustan mucho los paisajes astronómicos y si había usado flashes y linternas para iluminar zonas que me interesaban, no había probado nunca a hacer algo más creativo con diferentes luces de colores y accesorios varios para crear formas o emular fenómenos como rayos, fuego etc…

_MG_8878

Éramos un buen grupo de fotógrafos puestos en fila fotografiando todo aquello que los monitores del cursillo (que eran los ponentes de la charla) nos iban mostrando. Debo decir que el mérito mío es… NINGUNO.

Es decir, para que todos obtuviésemos más o menos resultados con las pruebas los monitores nos decían una ISO y un valor de f/ y los fotógrafos, que ya estábamos limitados por nuestra propia posición,  tan solo elegíamos el objetivo y la focal del mismo como parte de la composición y obviamente un encuadre vertical u horizontal.

_MG_8881

De hecho la mayor parte del mérito fue simplemente montar el equipo y recogerlo. Ni siquiera aguantarlo que era mérito del trípode jajajaja.  Los accesorios de luz estuvieron manejados por la mano y experiencia de los monitores. Con tantas personas y en entre 2 y 3 horas de tiempo no se podían hacer filigranas que requirieran de muchas repeticiones pero si que nos mostraron cosas curiosas que se pueden hacer.

Como primera aproximación para aquellos que no habíamos experimentado con el lightpainting antes debo decir que me pareció un apartado dentro de la fotografía nocturna que bien podría ser considerada creativa aunque creo que hay un riesgo muy elevado de caer en producciones algo horteras aunque no es algo que me preocupe pues si alguna vez vuelvo a hacer este tipo de fotografía más que finalidades estéticas o documentales (esta última evidentemente no) si que le vi un fuerte componente de “divertimento”. Para pasar el rato con buenos amigos y no para de jugar a crear escenas y, algo indispensable, echarse muchas risas como nos pasó en la demostración.

Aquí tenéis algunas fotografías más de la demostración:

Leer más»

22- abr. Día de la Tierra

Hoy, 22 de abril, se celebra el día de la Tierra, instaurado desde 1970, se busca concienciar de la importancia de nuestro planeta. Aunque más bien diría PLANETA (en mayúsculas) puesto que no tenemos ningún otro que podamos alcanzar y sea posible la vida tal y como la conocemos, nuestra vida. Si es cierto que se está descubriendo, en nuestro Sistema Solar, que hay planetas (y es posible que algún satélite natural, aunque se me escapa) con indicios de tener o haber tenido vida, aunque hablamos de vida miscroscópica, por contener elementos químicos fundamentales para esta.

_MG_8669

Aún sin pretender hacerlo coincidir, ayer hicimos una pequeña sesión de fotografía astronómica. En la tranquilidad de la oscuridad te das cuenta, observando el firmamento, de lo poco que sabemos de lo que hay “ahí fuera”. Tan solo hay que pensar que cada estrella es un astro como nuestro Sol o incluso mayor y porqué no, tal vez también tenga un sistema planetario girando en órbitas a su alrededor atraída por su acción gravitacional.

En esta imagen de la iglesia de Sta Helena de Rodes, se puede observar, en el cielo, los siguientes cuerpos celestes:

– La luna creciente (al 10,5%)

Venus

Aldebaran  (constelación de Tauro)

– Se empiezan a intuir algunas estrellas de la constelación de Auriga.

En esta imagen las tenéis identificadas:

Leer más»

La majestuosidad de la Aurora Boreal

Hace algunas semanas que no publico demasiado en el blog ni tampoco tengo apenas material nuevo. Temas personales me tienen ocupado y con pocas oportunidades de salir pero, nada preocupante y que el tiempo no solucione. Aprovecho pues para rebuscar en el archivo “tesoros” en forma de imágenes a las que les tenía echado el ojo desde el principio pero que tenía “reposando” para despojarlas lo máximo posible de la componente subjetiva de las emociones personales que me recuerdan para así poder ver mejor lo que realmente transmite.

_MG_6283

Juzgad, vosotros mismos. A mi me transmite grandeza y majestuosidad. Un fenómeno con explicaciones astronómicas, físicas y químicas que me recuerdan el importante papel de la ciencia, que no es otro que el de intentar dar explicación racional y, en la medida de lo posible, empírica, de lo que nos rodea.

Así mismo me hace razonar y darle vueltas a la idea de que nuestra existencia es insignificante con respecto a la media de edad (o antigüedad) de nuestro planeta (y otros planetas y cuerpos celestes) y a la gran complejidad de los fenómenos que se producen. Con solo pensar que es el sol junto con el campo magnético de la Tierra el causante del fenómeno de las Auroras Polares… De que nuestro Sol no deja de ser una estrella mucho mayor en tamaño aparente que los muchos puntos de luz que vemos en el cielo y que esto es así porque está más cerca de la Tierra a “tan solo” 150 millones de km… (149 600 000 km para ser más precisos).

En cuanto a la imagen me quedo con la estética, en cuanto al momento me llevo para mi la vivencia personal (que me gustaría repetir, no lo niego) y el revulsivo que me ha supuesto para plantearme cuestiones científicas que me parecían muy lejanas por no convivir con mi cotidianidad y mi rutina. Como si de un pensamiento infantil se tratara del estilo de “lo que no veo no existe”.

En definitiva, esa vivencia que me hizo sentir tan pequeño consiguió el preguntarme porque pasa eso que veía y el querer buscar información / formación sobre ello aprovechando mis conocimientos y formación en ciencia.

Un saludo a tod@s que os tengo algo abandonad@s.

Aurora Boreal

Uno de los objetivos principales del viaje fue fotografiar la Aurora Boreal, y la verdad, aunque no pudimos hacerlo todas las noches, el subidón de adrenalina fue enorme cuando, nada más aterrizar y tras recoger el coche de alquiler, vimos unas cuantas de camino al hotel. Esa misma noche tuvimos la gran suerte de que el hotel en el que nos alojamos, en Lambafell, estaba muy bien situado y la tormenta de nieve que nos encontramos por el camino dio lugar a una noche clara, despejada y con muchas estrellas.

_MG_5449

La noche siguiente, había mucha bruma y nada nos hacía pensar que pudiese ser posible volver a verlas, tampoco la predicción (muchísimo más fiable de lo que creíamos) nos daba esperanzas. Así que decidimos coger fuerzas y descansar. La tercera noche si que salimos, ya no había bruma pero desgraciadamente desde la costa estaba entrando una línea de nubes bastante gruesa que amenazaba con taparlo todo y, aunque justo donde nos encontrábamos había un claro, no pudimos más que observar débiles trazos verdosos (los rojos son el reflejo de la erupción del Bárdarbunga en las nubes) tal y como se muestra en la siguiente fotografía.

Leer más»

A la luz del Bárðarbunga

Después de un día con sabor agridulce por el tipo de fotos que habíamos podido hacer, que no significa que fuesen malas, la noche parecía prometer. Actividad de auroras a nivel 3 sobre 5, nos las prometíamos muy felices y antes de la actividad nocturna nos retiramos al cercano hotel (unos 12 Km) a cenar y descansar un rato. Miramos las previsiones de nubes y.. vaya, no estaba mal, nubes medias y finas pero en aumento y tan solo un par de horas por delante antes de que se tapase por completo estando más despejado sobre nuestras cabezas, en la zona de la playa,  que en el horizonte norte.

Había que salir igual y aprovechar el tiempo que pudiésemos. Nunca sabíamos si el día siguiente iba a ser mejor o peor o sea que si había una mínima posibilidad había que comprobarlo.

La realidad fue que aunque si que estaba despejado el tiempo y la zona que decía la previsión de la web oficial de Islandia (tienen el país plagado de estaciones meteorológicas y aciertan muchísimo y además por zonas) las auroras no hicieron acto de presencia o eso creíamos. Digo que eso creíamos porque al hacer las fotos si que pudimos apreciar bandas verdosas muy muy tenues.

_MG_6138

Pero había algo más, una luz entre rojiza y anaranjada que ya vimos al anochecer antes de ir a descansar al hotel. ¿Qué sería esa luz?, ¿un tipo raro de aurora?, ¿tal vez la llamada luz zodiacal?

En el hotel después del descanso y de cenar y antes de volver a salir nuestras cabecitas no paraban de darle vueltas…  Una población con alta intensidad de luz era harto improbable en medio del glaciar Vatnajökull, la luz zodiacal pese a no haber visto ninguna en directo si que las referencias en internet le daban otro aspecto, otra presentación y sobretodo advertían que solo se podía ver en noches de luna nueva (y en nuestro caso era luna creciente). Al final con la mosca tras la oreja y después de comentarlo con unos fotógrafos italianos nos percatamos de que era… Era el reflejo en las nubes de la luz de la lava que emanaba del estratovolcán llamado Bárðarbunga que entró en erupción en agosto de 2014 y que aún sigue. La última vez documentada que estuvo en activo fue en 1910.

En esta otra fotografía podéis ver mejor esa “iluminación” volcánica al igual que los tenues tintes verdes de la aurora tímidamente presente y apenas detectable a simple vista.

Leer más»

Unas navidades diferentes…

Estas navidades hemos aprovechado para celebrarlas de forma diferente (diferente para nosotros) y hemos “huido” de la familia para visitar un país con un turismo creciente (increíble el cambio desde que fuí en 2009 cuando apenas había más que 4 fotógrafos contados). Además de europeos y americanos he visto sorprendido como es un lugar preferente para el turismo asiático. Pero aún habiendo más gente tampoco ha sido ningún problema ni apenas molestias para fotografiar la maravillosa naturaleza que atesora. Evidentemente estoy hablando de Islandia.

IMG_2916

 

Había estado en verano, y sinceramente espero volver en algún año futuro con la familia, pero nunca en invierno y me apetecía mucho ir por estas fechas a probar suerte con las Auroras Boreales y realmente no estuvo pero que nada mal. No fueron todos los días despejados pero hubo dos noches en las que el festival y baile de Auroras fue espectacular. Os hubiese grabado un fragmento de video pero ni el teléfono ni siquiera la cámara fueron capaces de captarlas.

 

_MG_5434

Apenas he tenido tiempo para echarle un ojo al archivo pero me apetecía compartir un adelanto con vosotr@s. Ha sido toda una delicia para los sentidos y me ha servido para sacarme la espinita de las auroras.

Aprovecho para dedicarle esta entrada al fotógrafo y amigo Alberto Tormo. Si no la habéis visto aún, no os perdáis su web.

This site is protected by wp-copyrightpro.com