Paisajes

Atardecer de enero

Hay atardeceres que son toda una delicia de fotografiar y que uno va buscando cuando planifica las salidas fotográficas. No siempre todo es planificar, muchas veces hay una componente de suerte y de observación de las condiciones meteorológicas. Como yo no soy ningún entendido en el tema de climatología y variaciones de la misma, ni tampoco de planificación aunque si que intento salir con algo mínimamente estudiado, lo que suelo hacer una vez escogida la localización es intentar ir a ver si realmente la zona “en directo” ofrece el potencial que busco y sobretodo fijarme mucho en el atardecer del día anterior y en las características de nubes, viento etc que hay (no hace falta que sea en el mismo sitio, muchas veces en zonas próximas cuando te desplazas en coche o por el estilo a esa hora también me sirve) para intentar ir al día siguiente a hacer la foto.

Vamos que no soy muy misterioso. Si un día el atardecer es bueno intento ir al día siguiente. De ahí el componente suerte. Que no hayan cambiado las condiciones y lo que me prometía muy feliz quede en nada.

 

 

Aunque lo que busco fotográficamente es el pico de color de la luz de la puesta de sol reflejada en la atmósfera, y si es posible en las nubes, siempre hay que ir un rato antes y quedarse un rato después para poder fotografiar las variaciones de luz. Realmente es un fenómeno que no deja de sorprenderme y del cual me gusta mucho disfrutar. Os dejo una secuencia de fotografías para que podáis apreciar los cambios de luz.

 

 

Entre la primera y la última imagen hay apenas 50 minutos de tiempo y las fotos han sido tomadas el primer fin de semana de enero. Y entre que empieza realmente la puesta de Sol y que acaba, unos 15 minutos.

 

 

Para mí, esta imagen de las nubes con ese rojizo intenso es la buscada o la fotografía estrella del conjunto.

 

 

Ésta era la última imagen de la serie y denota ya el final de la luz del atardecer que apenas duró unos cuantos minutos más. Creo que merece la pena intentar frenar un poco el ritmo de la vida actual y poder dedicar algo de tiempo a la contemplación de la naturaleza. No siempre es fácil y no siempre lo consigo, la inercia y las obligaciones siempre están presentes como si fuese una espada de Damocles, pero cuando lo logro me sirve para disfrutar y cargar pilas. Sobretodo para relajar la mente y abstraerme de los problemas durante un rato.

Bufa, bufa, Tramuntana!

La Tramuntana es un viento de componente norte que predomina en mi zona geográfica y aunque no he buscado registros meteorológicos creo recordar que en mi infancia se presentaba más recurrentemente y con más fuerza. Esta tarde he salido de casa dispuesto a realizar la primera fotografía de la tarde y sin planificar nada (me apetecía hacerlo un poco así, a salto de mata). Ayer ya lo tenía decidido, quería ir a hacer una puesta de Sol en la parte más oriental de la península, el Cap de Creus. Esta mañana ya me parecía que el poco viento que se notaba en la calle se magnificaría en esa localización, de hecho es costumbre que así sea, pero reconozco que una vez en el lugar la virulencia y la diferencia de un sitio a otro me ha sorprendido.

Mirando las previsiones meteorológicas, parece ser que el viento tenia una velocidad de unos 60 km/h en el momento en el que intentaba hacer las fotos. Costaba mucho tenerse en pie y sobretodo caminar en línea recta. No puedo ni quiero dejar de haceros notar la importancia de hacer fotografías desde lugares seguros y mucho cuidado con el estado del mar y situarse demasiado cerca de acantilados.

 

 

El sujeto de las fotografías es un islote denominado “sa rata” (la rata), debido a la peculiar forma que tiene que recuerda a este roedor, pues me pareció interesante mostrar el estado del mar y el embate de la misma sobre el islote.

 

Identificando el cielo

El pasado 14 de julio, en una escapada familiar a la Vall de Núria, me llevé una alegría como pocas veces, una de las noches en un cielo despejado, sin nubes y con poca humedad observé un cielo con tal cantidad de estrellas como no había visto antes y pude realizar la fotografia que ya llevaba planificada des de casa. La fotografía como tal ya la publiqué no hace mucho en una entrada titulada  Vía Láctea sobre la Vall de Núria.

Efectivamente, la planificación que hice en casa con PhotoPills (app hiper recomendada para planificación fotográfica), fue acertada:

 

Y una vez en el lugar simplemente, usando la realidad aumentada comprobé que el encuadre que tenía en mente era viable porqué quería fotografiar el centro galáctico y no sabía si la forma de V que dejaban las montañas sería un buen lugar para poderlo enmarcar o si por el contrario lo taparían.

 

 

Tal y como se puede ver a las 23:13 del día 13 de julio se podrían dar la condiciones aunque luego realmente la climatología hizo de las suyas y como en montaña es muy variable esa noche pasó de todo, se encapotó el cielo al 100%, 30 minutos más tarde se puso a llover, mirando la aplicación Windy para ver la evolución de las nubes (que por cierto que comprobé que a previsión corta de tiempo es muy fiable) y daba momentos de mucha nubosidad, otros de apenas… así que aguanté el pequeño chaparrón (si hubiese sido fuerte hubiese tenido que plegar) y para adelante!

Ya previamente sobre las 9 y algo, todavía con luz, puse la cámara donde quería, busqué el encuadre, enfoque manual a hiperfocal (ayudado con Photopills, ya os digo que realmente es genial). Os muestro una foto con el móvil para que os hagáis una idea:

 

 

Finalmente y aunque pude tomar fotos de la Vía Láctea con su centro, la mejor noche fue la siguiente, la del 14 de julio, una noche completamente clara y sin nubes. Luego en casa y por inquietudes que realmente van evolucionando del aprendizaje de la propia fotografía me he entretenido a identificar diferentes estrellas y a dibujar algunas constelaciones con la ayuda de Stellarium, simplemente poniendo las coordenadas del sitio, la altitud, el día y la hora. En esta captura de pantalla del ordenador podéis ver lo que el programa me indicaba que se veía en aquella noche tan estrellada. No sé si algún virtuoso de al astronomía estará leyendo esta humilde entrada (seguramente puede que le parezca poca cosa o con poca “chicha”) pero yo con tal cantidad de estrellas y mi gran ignorancia al respecto soy totalmente incapaz de identificar nada a simple vista, ni con la cámara y mucho menos orientarme para saber que estoy viendo (limitaciones personales). Así que fotografío y luego en casa tranquilamente busco, identifico y dibujo, un trabajo de chinos por el tiempo que necesito para hacerlo pero cuando consigo resultados la verdad es que me llena.

 

 

Y ésta es la fotografía con las constelaciones identificadas:

 

 

Como se puede observar las constelaciones están dibujadas en azul y las estrellas que conforman los vértices del dibujo están redondeadas en rojo. Básicamente se pueden ver las constelaciones de sagitario, escudo, cisne, parte de sageta y parte de serpiente (ofiuco).

También pude identificar algunos objetos de cielo profundo (pocos), marcados en verde, como  cúmulos (clusters) de estrellas y nebulosas. Obviamente falta que estén bien identificados pero por el momento creo haber identificado el cúmulo de ptolomeo, el de la mariposa, el cúmulo del tridente de Poseidón, la nebulosa del lago (de la laguna), la nebulosa Trífida y la nebulosa Omega. Todos estos nombre no me los sé ni mucho menos, simplemente iba buscando las posiciones y Stellarium los iba identificando.

Como ya dije antes, nunca me había fijado en los objetos de cielo profundo y me siento muy satisfecho de haber podido fotografiarlos.

También se podía ver Saturno, es ese punto brillante redondeado en verde en el brazo superior de Sagitario (que por cierto también llaman la tetera porque si le quitas los brazos el dibujo del cuerpo recuerda a una tetera). También estaba Júpiter pero me quedó fuera del encuadre y ahora no recuerdo si tapado o no por la montaña de la derecha de la imagen.

También hice una larga exposición para sacar un poco de trazas de estrellas aunque la verdad es que el máximo tiempo de exposición que me dio era de 14 minutos y 30 segundos (hice una conversión rápida con Photopills sobre qué tiempo de exposición necesitaba para f/2,8 e ISO 100 si para f/2,8 e ISO 6400 necesité 15 s). No me acaban de gustar estas largas exposiciones cuando tenemos la Vía Láctea en el cielo pues se queda una imagen borrosa (lógico por el movimiento de la bóveda celeste, bueno de la Tierra, que es lo que aprovechamos para el trazo de las estrellas) que no me acaba de parecer estética.

 

 

Lo que si me “alucina” son los colores de las estrellas. La línea discontinua que se ve saliendo de la diagonal no fue intencionada, seguramente fue un avión de los muchos que me fijé que había a esas horas de la noche.

Bueno, pues creo que me ha quedado una de las entradas más completas de las que he hecho hasta ahora en el blog. Espero que os haya gustado y la hayáis disfrutado tanto como yo. Si veis incorrecciones no dudéis en decirlo en los comentarios.

Un saludo!

 

Reprocesando auroras (I)

Seguimos con las imágenes de sitios fresquitos. Esta es una imagen tomada en las navidades de 2014 (concretamente el 30 de diciembre de 2014) de una magnífica noche de auroras boreales en la zona de Kalfatellsstadhur. Como voy haciendo últimamente como ejercicio para aprender y empezar a moverme con soltura por Capture One os traigo un nuevo procesado con Capture One Pro 11.2 y os pongo después la foto (que ya se había publicado en el blog) procesada originalmente con Lightroom 7.5

Foto procesada con Capture One Pro 11.2

 

 

La misma foto procesada con Lightroom 7.5

 

Reprocesando con Capture one

Hoy voy a empezar una serie nueva en el blog. Bueno, de hecho no es nueva porque es cierto que ya he reprocesado alguna que otra fotografía, de las que ya tienen algunos añitos, actualizandola a mi flujo de trabajo actual pero era con diferentes versiones de Lightroom. Esta vez la serie va a ser de reprocesado de imágenes con más o menos antigüedad pero que se hará con Capture one Pro 11.2 (de momento en su versión de prueba pues lo estoy tanteando y aprendiendo para ver su potencial) y os la compararé con el procesado que tiene con Lightroom 5 (creo que la última versión standalone era la 5.7).

Ahora que estamos en plena ola de calor en la que las mínimas no bajan de 30ºC me acuerdo muchísimo de los países de clima más frío y me apetece mucho poner una imagen de esos lugares. Esta concretamente es de Islandia, del Jökulsárlón, la primera vez que fuí en 2009 con una Canon EOS 350D de 8 Mpx y estrenaba el EF 16-35 mm f/2,8 II L, mi primer objetivo adquirido, pues solo usaba hasta el momento el EF-S 18-55 del kit. La foto fue tomada en el mes de agosto de ese año.

Esta es la foto reprocesada con Capture One Pro 11.2

 

 

Y ésta, la misma pero procesada con el Lightroom 5.7

 

 

En los dos programas he realizado ajustes básicos, nada de máscaras ni degradados ni nada de eso. Yo creo que la diferencia es más que notable, especialmente en la recuperación de altas luces y sombras dejando ver la textura en la versión procesada con Capture One

 

Via Láctea sobre la Vall de Núria

De las dos noches que pasé en la Vall de Núria, a mediados de julio, tengo tres recuerdos que se me han quedado grabados. El primero fue el hecho de ver que ya de noche había gente que hacía los caminos de montaña con frontales en la cabeza, incluso los había más osados que los hacían en bicicleta. También es cierto que había famílias que paseaban cerca de la estación con frontales como diversión o simplemente por dar la vuelta al lago antes de ir a dormir. Por fortuna sobre las 11 de la noche solían cesar estas actividades y entonces solo se escuchaba el agua y tranquilidad mucha tranquilidad. Así que ese es precisamente mi segundo recuerdo, la paz interior de estar con uno mismo y nadie mas en la zona, que con buen criterio estaba muy poco iluminada por lo que era difícil ver a dos palmos de uno.

El tercero es la majestuosidad del cielo estrellado, un cielo limpio y con tal cuantía de estrellas que no recuerdo haberlo visto así antes. Cierto es que se denota algo de contaminación lumínica pero nada importante como para limitar la visión de las estrellas y de la majestuosa Vía Láctea con su centro galáctico. Seguro que habrá quien lea esto y diga que no es para tanto pero lo cierto es que no estoy nada acostumbrado a ver los cielos de montaña y si los cielos del litoral muy contaminados lumínicamente.

La foto que os muestro hoy es fruto de la segunda y última noche que pasé en la estación de la Vall de Núria, en la primera también se pudo ver la Vía Láctea majestuosa pero con un tiempo muy cambiante: llovió, se cubrió de nubes, se despejo, se volvió a cubrir parcialmente… En cambio el segundo día el cielo se mantuvo constante y despejado. Un gozo para los sentidos y si no juzgad vosotros mismos.

Ésta imagen está procesada con Capture one, programa que estoy probando aunque ando bastante perdido debido a la gran cantidad de años que llevo usando Lightroom.  Hoy mismo descargué la versión de prueba y me he animado a hacer un procesado siguiendo las explicaciones del blog ProcessingRaw.

Saludos

Eclipse lunar

El pasado viernes, 27 de julio se produjo un eclipse total de luna , es decir, que la Tierra se interpuso entre el Sol y la Luna.  Además se produjo también la conjunción con Marte, el llamado planeta Rojo. Se pudo ver desde la mayoría de zonas de la Península Ibérica aunque, por lo menos en el litoral donde yo me encontraba, una banda de nubes bajas (simulando una “faja” o banda en el horizonte) impidieron ver la salida de la Luna y ésta no se pudo observar hasta que no estuvo bastante más arriba del horizonte. Tampoco fue garantía de mucho ya que de tanto en tanto las nubes tapaban la Luna y por tanto salía de nuestro campo de visión de forma intermitente. imagino que el hecho de que fue un día muy muy caluroso con temperaturas de hasta 29ºC a las 22 h (dónde yo me encontraba) propició esta formación nubosa.

Ésta es la primera imagen de la Luna que pude tomar. Eran las 21:37h. Como se observa, con bastante elevación respecto del horizonte.

 

 

Después de ir jugando al gato y al ratón (ahora la tapaban las nubes, luego no y luego otra vez, y así sucesivamente) intenté componer algo con un poco de gracia aunque enseguida me di cuenta que sería algo más bien con cierto valor documental que artístico. Las dos fotografías que os muestro a continuación fueron tomadas a las 21:46 y 21:48 horas, respectivamente.

 

 

 

En la siguiente fotografía, tomada sobre las 22:06 se puede ver a la Luna en conjunción con Marte (ese puntito pequeño, rojo, brillante que se ve en la parte inferior derecha del encuadre).

 

 

La tonalidad rojiza que adquiere la Luna en estos eclipses se debe a que en un eclipse lunar total la Tierra se interpone al Sol y le hace “sombra” a la Luna (le tapa gran parte de la luz Solar que recibe y que es la que nos refleja) pero es la atmósfera terrestre la que produce un efecto denominado dispersión de Rayleigh que afecta a la dispersión del espectro visible de manera que filtra los demás colores dejando “pasar” mayoritariamente la luz roja (la longitud de onda perteneciente a esta luz). Si os interesa estos fenómenos os recomiendo que busquéis información más rigurosa que la que yo os he comentado, que es un simple apunte grosero (y seguramente lleno de imprecisiones).

 

En este video del canal de Youtube, Sky-live.tv, podéis ver la grabación de la retransmisión que se hizo en directo desde Namibia.

Vall de Núria (II)

Hoy hago una segunda entrada, rápida, sobre este valle que contiene una estación de montaña y un santuario basílica integrado en un mismo edificio junto con otros servicios. Todo ello a casi 2000 metros de altura y al que solo se puede acceder a través de un tren cremallera que sale de la estación – enlace de Ribes de Freser, pasa por la estación de Ribes Vila y por la estación de Queralbs antes de llegar al Valle de Nuria o bien a través de un sendero que va de Queralbs a la estación del Valle de Nuria.

 

Ésta es otra magnífica vista desde el camino de las cruces, aproximadamente a media altura y desde donde se puede apreciar la magnitud del valle.

 

 

Comparad estas fotografías tomadas a principios de julio con la de esta otra entrada realizada en enero del mismo año y veréis la diferencia estacional.

Faro de s’Arnella

En la última salida que hice me dispuse a probar algo que no había intentado y realmente no sabía si se podría hacer ni como quedaría. Quería, inocente de mi, aprovechar para hacer unas nocturnas con un faro en el primer plano. Debo decir que me pudieron mucho más las ganas y el “mono fotográfico” que el saber si el resultado sería bueno (óptimo ya tenía claro que no sería). Pero como todo, se trata de ir al lugar y comprobarlo “in situ”.

Aproveché para ir a hacer alguna puesta de sol aunque la orientación del faro no es la idónea por lo que pocas luces de atardecer conseguí, por no decir ninguna. Pero si que desempolvé mis filtros. En esta primera imagen usé un polarizador y un filtro degradado neutro suave de 2 pasos  (suelo usar sistemáticamente el de 3 pasos pero aquí me decidí por el de dos). Previamente lo preparé todo con la ayuda de Photopills: estudiar la orientación, horas de salida y puesta de sol, posibilidad hipotética de Vía Láctea, fui incluso unos días antes y usé la realidad aumentada para simular el escenario que me podría encontrar e incluso lo usé para encontrar la hiperfocal el día de la toma. Como tengo instalado el magic lantern en mi 5D mk II, aproveché para ponerle el “focus peak” y así confirmar realmente qué estaba enfocado y qué no y ver si la hiperfocal estaba bien buscada. Realmente esto del “focus peak” es algo a lo que me he acostumbrado y creo que solo lo lleva de fábrica, Sony.

 

 

Mientras esperaba  a que oscureciera me pareció buena idea realizar una larga exposición usando el Big stopper de Lee por lo que hice la combinación de un filtro polarizador + degradado de 3 pasos (resina) + Big stopper (10 pasos, cristal). En total, unos 195 s a f/8, ISO 100.

 

 

Como que hasta las 22:30 o casi las 23 horas no es noche “cerrada” aproveché para hacer alguna “hora azul” con las primeras estrellas que despuntaban y fue cuando me di cuenta de que la altura del faro y la mía eran similares y me pusiera como me pusiera, con parasol o sin el se producían unos flares bastante desagradables si como yo pretendes tener una imagen limpia. Habrá quien le vea su gracia por supuesto, feos del todo no eran pero, en mi caso, no era lo buscado, ni pensé que me lo encontraría. Es decir, pensé que era muy probable que el faro no me dejara ver ninguna estrella pero no caí en la cuenta de que se refractaria la luz entrante del faro en mi gran angular (cosa que ahora me parece obvia pero en su momento ni siquiera caí en tenerlo en cuenta). A todo esto el objetivo no tenía puesto ningún filtro, ni polarizador ni degradado ni de ningún tipo.

 

 

Eso si, a pesar de los flares y de que el fogonazo de luz se “comía” el propio faro, constaté que la noche era estrellada y que se veían también en cámara. Con la hora azul ya pasada o casi, me decidí por girar un poco la cámara a ver si mejoraba o no el tema de los flares y… obtuve otros flares diferentes.

 

Y esta ya fue la útima foto que tomé después de dar por acabada la sesión (serían aprox. las 23:30 o un poco antes):

 

 

Me entretuve a hacer unas 99 exposiciones de muy pocos segundos, unos 4 segundos, para no tener grandes estropicios pero el resultado no ha sido óptimo. Os la muestro para que veáis que no me guardo nada y que también suelo fracasar, como todo el mundo, en mis salidas fotográfica. Monté las fotografías con StarStax pero además de los artefactos del propio faro se ven otros añadidos como si fueran rayas… ¿sabéis cuando intentáis fotografiar un monitor con un móvil?, pues parecido. Además me sirvió para darme cuenta de que en el horizonte se pierde toda información de las estrellas y por tanto no se forman sus rastros.

 

En resumen, me di ya cuenta por experiencia de que con un faro en el plano medio (y en el primer plano, ídem) no es buena idea hacer nocturnas… ¿pero y el mono que me quité, qué? Al final también salimos por eso, porqué es nuestra dosis para abstraernos del resto del mundo y nuestros propios problemas.

Circumpolar

Anoche, a pesar de que las condiciones climatológicas no eran óptimas, las ganas pudieron más y salí a fotografiar rastros de estrellas. Realmente no sabía que tal saldría puesto que la única experiencia que tuve fue una única vez hará ya entre 2 y 3 años y no salió demasiado decente. A todo esto también pensaba que los largos periodos de poca actividad fotográfica podrían haber pasado factura a mis habilidades aunque realmente he comprobado que es como montar en bicicleta.

Antes de hacer la salida tocaba empaparse bien de la información de las diferentes app’s y programas para planificarla. Sin duda la estrella, como prácticamente siempre, Photopills. Tiene una barbaridad de posibilidades que no te las acabas y ni mucho menos he profundizado en todo lo que puede hacer el programa pero es cierto que su sección “academia” pone las cosas muy fáciles. Usé sobretodo la realidad aumentada noche, calendario lunar y la tabla de hiperfocal con su realidad aumentada.

Las aplicaciones que usé fueron, a parte de Photopills, Windy para mirar la nubosidad, Yr para la previsión meteorológica y la web lightpollutionmap.info para tener más o menos una idea aproximada de la contaminación lumínica que nos podemos encontrar en el enclave elegido.

Tuve repasar, para no tener problemas, el intervalómetro y solucionar las dudas que surgieran en casa y no en el campo. Y practicar por ejemplo para darme cuenta de que aunque las pruebas las haga en manual (M) al usar el modo Bulb tengo que comprobar que tengo puesta la apertura deseada porque en mi caso se guarda la última que se ha usado (de hecho de esto me di cuenta en el mismo momento de la sesión haciendo las pruebas de exposición).

Este fue el resultado de la sesión que tuvo que acabarse antes de lo deseado por que el cielo se acabó cubriendo.

 

Está claro que a simple vista la imagen tiene muchos defectos. El principal es que al haber cubrimiento de nubes y estas estar iluminadas se han visto en la escena con los rastros de estrellas superpuestos a estas como si las estrellas estuviesen debajo de las nubes que obviamente no es cierto. Esto es así porque la imagen no es fruto de una sola toma sinó de 20 tomas de 60s, f/2,8 i ISO 400 unidas con el programa StarStax. La idea inicial era de hacer 80 tomas pero se hicieron menos, unas 32 tomas y a partir de la 24 todo era una gran masa nubosa que cubría casi completamente el cielo. De esas 24 tuve que sacrificar 3 dos de las cuales por luz parásita de coches que usaban las largas y aunque la zona no es demasiado transitada alguno que otro había es por ello que hay algo de hueco entre los trazos de estrellas. Una única exposición me parecía muy osado, mucha probabilidad de ruido térmico en el sensor y muy poco control ante cualquier “instante” que no fuese deseado (coches, algun posible error mío por encender el móvil, la linterna…

Realmente salí muy satisfecho de la sesión, no sería una fotografía para ir a ningún lado pero ya es un pequeño avance en mi práctica sobre como hacer las circumpolares.

Hasta la próxima entrada que espero sea en breve.

 

This site is protected by wp-copyrightpro.com