Faro de s’Arnella

En la última salida que hice me dispuse a probar algo que no había intentado y realmente no sabía si se podría hacer ni como quedaría. Quería, inocente de mi, aprovechar para hacer unas nocturnas con un faro en el primer plano. Debo decir que me pudieron mucho más las ganas y el “mono fotográfico” que el saber si el resultado sería bueno (óptimo ya tenía claro que no sería). Pero como todo, se trata de ir al lugar y comprobarlo “in situ”.

Aproveché para ir a hacer alguna puesta de sol aunque la orientación del faro no es la idónea por lo que pocas luces de atardecer conseguí, por no decir ninguna. Pero si que desempolvé mis filtros. En esta primera imagen usé un polarizador y un filtro degradado neutro suave de 2 pasos  (suelo usar sistemáticamente el de 3 pasos pero aquí me decidí por el de dos). Previamente lo preparé todo con la ayuda de Photopills: estudiar la orientación, horas de salida y puesta de sol, posibilidad hipotética de Vía Láctea, fui incluso unos días antes y usé la realidad aumentada para simular el escenario que me podría encontrar e incluso lo usé para encontrar la hiperfocal el día de la toma. Como tengo instalado el magic lantern en mi 5D mk II, aproveché para ponerle el “focus peak” y así confirmar realmente qué estaba enfocado y qué no y ver si la hiperfocal estaba bien buscada. Realmente esto del “focus peak” es algo a lo que me he acostumbrado y creo que solo lo lleva de fábrica, Sony.

 

 

Mientras esperaba  a que oscureciera me pareció buena idea realizar una larga exposición usando el Big stopper de Lee por lo que hice la combinación de un filtro polarizador + degradado de 3 pasos (resina) + Big stopper (10 pasos, cristal). En total, unos 195 s a f/8, ISO 100.

 

 

Como que hasta las 22:30 o casi las 23 horas no es noche “cerrada” aproveché para hacer alguna “hora azul” con las primeras estrellas que despuntaban y fue cuando me di cuenta de que la altura del faro y la mía eran similares y me pusiera como me pusiera, con parasol o sin el se producían unos flares bastante desagradables si como yo pretendes tener una imagen limpia. Habrá quien le vea su gracia por supuesto, feos del todo no eran pero, en mi caso, no era lo buscado, ni pensé que me lo encontraría. Es decir, pensé que era muy probable que el faro no me dejara ver ninguna estrella pero no caí en la cuenta de que se refractaria la luz entrante del faro en mi gran angular (cosa que ahora me parece obvia pero en su momento ni siquiera caí en tenerlo en cuenta). A todo esto el objetivo no tenía puesto ningún filtro, ni polarizador ni degradado ni de ningún tipo.

 

 

Eso si, a pesar de los flares y de que el fogonazo de luz se “comía” el propio faro, constaté que la noche era estrellada y que se veían también en cámara. Con la hora azul ya pasada o casi, me decidí por girar un poco la cámara a ver si mejoraba o no el tema de los flares y… obtuve otros flares diferentes.

 

Y esta ya fue la útima foto que tomé después de dar por acabada la sesión (serían aprox. las 23:30 o un poco antes):

 

 

Me entretuve a hacer unas 99 exposiciones de muy pocos segundos, unos 4 segundos, para no tener grandes estropicios pero el resultado no ha sido óptimo. Os la muestro para que veáis que no me guardo nada y que también suelo fracasar, como todo el mundo, en mis salidas fotográfica. Monté las fotografías con StarStax pero además de los artefactos del propio faro se ven otros añadidos como si fueran rayas… ¿sabéis cuando intentáis fotografiar un monitor con un móvil?, pues parecido. Además me sirvió para darme cuenta de que en el horizonte se pierde toda información de las estrellas y por tanto no se forman sus rastros.

 

En resumen, me di ya cuenta por experiencia de que con un faro en el plano medio (y en el primer plano, ídem) no es buena idea hacer nocturnas… ¿pero y el mono que me quité, qué? Al final también salimos por eso, porqué es nuestra dosis para abstraernos del resto del mundo y nuestros propios problemas.