Jpg / Jpeg y su compresión…

No son pocos los fotógrafos profesionales y aficionados serios que disparan en formato RAW (cuya traducción literal es "crudo") ya que este formato no tiene pérdidas por compresión, guarda toda la información captada y facilita la labor al fotógrafo de poder procesar más adecuadamente o finamente la imagen, puesto que no se descarta información de la captura.

Por contra el formato RAW es un formato muy pesado que necesita de programas intérpretes de RAW (hay varios desde muy conocidos a menos, y de pago hasta gratuitos) y mucha RAM en el ordenador para poder editarlos fluidamente. La tarjeta gráfica es menos importante. Además un RAW no se puede visualizar en los navegadores de Internet ni tampoco, en general, mandarlos a imprimir directamente. El RAW es por tanto un "negativo digital" que hay que revelar en nuestro ordenador (es el cuarto oscuro digital moderno) y obtener posteriormente archivos TIF, TIFF, PSD, JPG, JPEG…

Hoy os voy a hablar de estos últimos, de los JPG y JPEG.

Pero vamos a hacerlo más visual, con una imagen de ejemplo. La original sería esta:

Copyright Protected by Daniel Arenas

Ésta imagen colgada en el blog es un archivo con extensión jpg o jpeg. El "Joint Photographic Experts Group" es o fue un grupo de expertos que desarrollaron este tipo de formato de imagen, de ahí que se le diese una extensión de imagen JPEG. Por lo que yo tengo entendido, los JPG son archivos idénticos a los JPEG y esta diferencia en el nombre de la extensión no provenía del propio grupo de expertos ni tampoco denotan ningún tipo de variación o diferencia con respecto a la otra extensión. Más bien el tema era producto de las propias limitaciones de la época en las que el sistema operativo MS-DOS y Windows que corría sobre él (no como ahora) solo admitían extensiones de tres letras. Por ejemplo *.exe, *.bat, *.gif y por supuesto *.jpg . En cambio los ordenadores que corrían en el sistema operativo de Apple no tenían estas limitaciones y podían tener más letras en las extensiones y por tanto se conservó el *.jpeg .

Hasta donde yo llego, esto ahora, en las versiones actuales de Windows, está superado aunque se siguen manteniendo archivos con extensión JPG. Pero no tiene más importancia que la propia curiosidad del porqué conviven dos extensiones ligeramente diferentes para el mismo formato de imagen.

A diferencia de los RAW, que hemos dicho que serian los negativos digitales, los JPG o JPEG serían archivos finales de imagen. Ya procesados, con pérdida de información no utilizada y también de la utilizada por la compresión que llevan asociados, lo que permite un menor tamaño de imagen. Más pequeño, más manejable, sin necesidad de tanta RAM, legible por todos los programas de visualización de imágenes (ya no hacen falta específicos intérpretes de RAW que leen extensiones propias de cada marca de cámara) y por los navegadores web.

Esto podría parecer a priori un chollo y no está mal si lo consideramos una imagen final para mostrar (y tenemos guardados el RAW original y los posibiles archivos TIF o PSD intermedios con sus capas si es que hemos trabajado en PS). No confundir con que el JPG es el archivo que debemos guardar y el resto no porque el archivo JPG o JPEG tiene la limitación de que si lo abrimos, hacemos cambios en él y lo volvemos a guardar, este se irá degradando y perdiendo calidad progresivamente. Vamos a ilustrar esto con ejemplos.

 

Para ilustrarlo lo que hemos hecho es abrir el archivo JPG original que os he puesto más arriba, con Photoshop CS6 (se puede hacer con cualquier otra versión). Como que teníamos que hacerle algo para que luego PS lo permitiese guardar le hice lo menos destructivo: simplemente dupliqué la capa, combiné las capas, guardé a máxima calidad y cerré el archivo para posteriormente volverlo a abrir… etc etc.. (volver a hacer el mismo proceso).

Después de hacerlo 10 veces, éste es el resultado.

 

_MG_5256.F208Landmannalaugar_10veces

 

Como podéis observar si nos dedicamos a ir haciendo ajustes a la propia imagen JPG inicial iremos perdiendo calidad en cada ciclo de "apertura-guardado". En este caso se empieza a notar unos artefactos en la parte media – izquierda de la foto (en la zona oscura de las nubes) en forma de cuadraditos. Lo que se observa es la posterización como consecuencia de la "unificación de tonos cercanos" producido por el algoritmo de compresión que lleva asociado el tipo de imagen JPG / JPEG. Se nota más en las nubes porque la transición de tonos era más suave y al unificarlos se vuelve más brusca.

Vamos a ver que pasa si repetimos el ciclo 25 veces…

 

_MG_5256.F208Landmannalaugar_25veces

 

Como se ve, ahora la posterización producida por la compresión es mucho más evidente. Para no alargar más os pongo un ejemplo más extremo conseguido después de repetir el ciclo de "apertura-guardado y volver a abrir" (con todo lo que hay en medio de duplicar la capa original y luego combinar capas) hasta 100 veces:

 

_MG_5256.F208Landmannalaugar_100veces

Ahora si que ya es muy evidente.

Para mi los JPG no son una imagen final que sustituye a todo lo anterior sino más bien una imagen "para un fin" para enviar por correo, para llevar a imprimir (aunque también te aceptarían TIFF y PSD), para colgarla en una web, blog, foro, galería online…  

 

Esto está relacionado con el flujo de trabajo de cada uno, tal vez haga una entrada sobre esto más adelante pero de momento os podéis leer esta magnifica entrada de Alberto Tormo sobre la organización del archivo y con quien hace ya años que me gusta compartir no solo afición sino también conocimientos en el portal de fotografía Enfoca2.

 

 

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS