Pedraforca

El Pedraforca es una montaña icónica de Catalunya, aunque no la única, situada en la comarca del Berguedà forma parte del parque natural del Cadí-Moixeró. Y para mi gusto, que no había estado nunca, es una montaña muy fotogénica.

Fuimos a pasar el fin de semana en un camping con la familia aunque yo llevaba claras intenciones fotográficas y expectativas muy altas aunque no las tenía todas conmigo. Ya el amencer del primer dia no fue como me esperaba, aunque estaba avisado por las predicciones meteorológicas que no fallaron. Nubes bajas que me taparon la visión de la montaña. Está orientada a oeste i pretendía fotografiar como al levantarse el sol este iluminaba rojizamente sus cimas. Pero el resultado fue éste.

¡Veo, veo! No veo nada…

Digo que ya sabía lo que podía ser porque al llegar la noche anterior ya me fui directo a hacer nocturnas y no pude porque el cielo, a eso de las 9 de la noche, se empezó a cubrir en cuestión de menos de media hora.

Por suerte durante el día el tiempo cambió mucho, despejó y a eso de las 8 de la tarde se abrió completamente dando lugar a una noche estrellada que fue mi parque de diversiones particular. Un disfrute para todos los sentidos. En las siguientes fotos espero haber podido plasmar mínimamente la belleza de lo que vi. Todo eso con mi flamante Canon EOS 5D Mk IV puesto que la Mk II falleció en Escocia.

Y debo decir que la cámara me dejó un muy buen sabor de boca.

8 s; f/2,8; ISO 6400; @58 mm (objetivo EF 24 – 70 f/2,8 L (I))

El objetivo empleado para las nocturnas fue el EF 24 – 70 f/2,8 L. La verdad es que nunca lo había usado para nocturnas, siempre uso el 16-35 f/2,8 L (II) pero las circunstancias del encuadre me pedían menos apertura del mismo por lo que me decidí por este objetivo. y debo decir que me sorprendió muy gratamente.

También aproveché para hacer largas exposiciones de 5 fotos de 385 s, f/2,8, ISO 100 que he fusionado en modo «aclarar» (creo que a esto se le llama un «blending») en TIFF de 16 bits con Photoshop y luego he acabado de procesar en Lightroom Classic.

5 fotografías de 385 s, f/2,8, ISO 100

Los puntitos blancos del valle y de media montaña son excursionista que hacían el descenso a esas horas. Realmente espero que sean gente preparada o eso presupongo puesto que esta montaña tiene una estadística de rescates muy alta. Poca broma.

Como yo soy mucho de hacer varios encuadres, también lo probé en horizontal. Esta vez con 5 fotografías de 481 segundos cada una, f/2,8, ISO 100 y además tuve la mala pata que la humedad empezó a ser muy alta y no me di cuenta que en las últimas tomas el objetivo estaba empañado. Suerte que fueron las dos últimas y que al hacer el belnding ha quedado muy disimulado, ya pensé que eran inservibles.

5 fotografías de 481s; f/2,8; ISO 100 cada una

A todo esto eran ya las doce de la noche /y llevaba desde que anocheció, sobre las 9 o un poco antes) pero quise seguir, me lo estaba pasando muy bien y tenía ya planificado desde que llegué el fotografiar la Via Láctea. Tal vez la última de la temporada (aunque este año apenas he hecho ninguna). No se iba a ver el centro galáctico, éste ya queda por debajo de la línea del horizonte pero quise probar a poner la Vía Láctea justo en medio de las dos cimas. Problema, esto iba a ser casi dos horas más tarde, tenía que esperar. Pero el resultado fue el esperado y mi alegría máxima.

Vía Láctea en el Pedraforca con el pueblo de Saldes a la izquierda
8s; f/2,8; ISO 6400

El encuadre abierto anterior me gusta mucho, aunque tal vez este otro, en vertical, dé mayor protagonismo al Pedraforca y la Vía Láctea (con estrella fugaz incluida).

8 s; f/2,8; ISO 8000

A todo esto eran ya casi las 3 de la mañana y tocaba recoger los bártulos. Aún tenía un objetivo: hacer la fotografía de los picos rojizos iluminados por la salida del Sol. Así que a dormir pocas horitas y a levantarse muy tempranito. Huelga decir que me costó mucho despertarme y a la mañana siguiente estaba para el arrastre pero como dice el refrán: «sarna con gusto no pica».

Una preciosidad de luz, justo como me lo había imaginado. Fuí haciendo toda la secuencia de fotografías hasta que toda la montaña estuvo iluminada con esa tonalidad.

Misión cumplida! Un fin de semana fantástico en la falda Pedraforca. Donde además pudimos hacer alguna que otra salida a caminar en familia.

Nos leemos!