Review de producto: fotolibro de Saal Digital

Hace tiempo que quería probar alternativas a los típicos fotolibros, fotoálbums o álbumes digitales, llamadles como queráis. No acababa de estar contento con los resultados obtenidos hasta ahora. En algunos casos las impresiones eran “correctas”, pero sin pretensiones. En otras, habían fallos porque la maquinaria usada para la impresión se iba mucho de lo que se veía en una pantalla calibrada, en donde el procesado se había cuidado con mimo. En algunas ocasiones se iba tanto que las imágenes que me llegaban impresas eran grisáceas y mortecinas.

La experiencia es un grado, así que después de sucederme ese apagamiento en colores y tonos medios, y para evitarlo, aprendí la lección de pedir los perfiles ICC de salida de la maquinaria que haría los fotolibros. Algunas empresas las enviaban bajo petición expresa pero no los podías encontrar en su web (los perfiles ICC) porque se escudaban en que “sus servicios eran para aficionados a la fotografía” (imagino que con ello no querían decir realmente aficionados serios o avanzados sino más bien aquellos que hacen fotos casuales o de vacaciones por el mero recuerdo sin más pretensiones), en algún otro laboratorio incluso el comercial de atención al cliente no tenía ni idea de lo que era un perfil ICC… Así que he ido dando tumbos de un laboratorio a otro, arriesgándome a hacer alguna prueba en alguno y negándome en redondo con otros.

Sí, soy muy “tiquismiquis” con los revelados de mis fotografías tanto los que hago en álbumes como las que revelo en papel a tamaño de 30×20 o superior. ¿Y no es lógico?.

Si procuro cuidar el proceso de captura y de revelado en un monitor calibrado y dedicado para fotografía que permite la interpretación del 95%  (o 98%, lo digo de memoria) del espacio de color Adobe RGB (aunque el módulo de revelado de LR usa el espacio de color Prophoto, más amplio que el Adobe RGB) qué menos que pretender que esos resultados se reflejen el el posterior revelado. ¿Sino para que dedicar tanto tiempo en controlar el proceso?

A través de facebook me puse en contacto con Saal Digital que me permitió hacer una prueba de producto de su álbum digital y que detallo a continuación.

SaalDgital_Photoalbum

Vaya por delante que Saal Digital en ningún momento me ha marcado ninguna directriz en la valoración del producto ni en positivo ni en negativo. Simplemente me pidieron que expresara mi opinión de la prueba del álbum digital sin más condicionantes ni pautas y por tanto es mi opinión libre.

A parte de querer probar un nuevo fotolibro, lo que realmente me hizo decidir fue que Saal Digital se dirigía en todo momento a bloggers de fotografía, y puesto que por norma general quienes están detrás de la mayoría de blogs de fotografía son aficionados avanzados que cuidan hasta el más mínimo detalle, muy seguros tenían que estar de su producto y de la gestión de color de este para no salir escaldados con comentarios negativos en las valoraciones. Eso, de “per se” ya me dio buena espina.

Lo primero que hay que hacer es descargar el programa de maquetación Saal Design, para empezar a diseñar el fotolibro. El programa corre sobre Adobe AIR (gratuito y que en principio se instalará también de forma automática). En dicho programa se pueden cargar las imágenes en formato jpg, tiff e incluso pdf por si se hace la maquetación previa en programas de terceros.

Obviamente primero tendremos que haber elegido nuestras imágenes, haberlas procesado a ser posible en un monitor calibrado y exportarlas preferiblemente en jpg o en Tiff. En Saal Digital aconsejan que el espacio de color de salida sea sRGB y que la resolución sea de 300 ppp. Podeis leer más consejos en su zona profesional que podéis aplicar.

Una de las cosas que tenéis que controlar siempre sea con quien sea que hagáis el fotolibro es el tema del perfil ICC de salida, como ya he dicho antes. Las empresas serias se diferencian porque publicitan su perfil y lo ponen al alcance del usuario para que lo pueda descargar y emularlo en pantalla. En el caso de Saal tienen un punto negativo y es que no tienen un perfil específico para fotolibro pero su perfil ICC para copias fotográficas va muy bien para emularlo en PS o LR (o otros programas de edición) y ver si lo que hemos procesado en pantalla y la emulación que se hace del papel difieren mucho. En mi caso solo en algunas fotos se veía una ligera perdida de iluminación (muy ligero y totalmente esperable en papel) que en muy pocas ocasiones tuve que corregir así que crucé los dedos para que el resultado de la impresión fuese el esperado.

prueba pantalla perfil ICC

Creo que sería óptimo que, ya que ofrecen la posibilidad de que el álbum digital sea en papel mate o brillante, se pudiera tener un perfil para cada papel. El álbum digital que hice de prueba fue con tapa dura en brillante (no recomiendan el mate en la tapa si es oscura) con hojas interiores en mate. Y la reproducción del color con lo que veo en pantalla es de las más finas y acertadas de todo lo que he probado. Así que tal vez el perfil ICC sea acertado y no difiera mucho en ambos tipos de papel después de todo.

El programa de maquetación, Saal Design, no consume apenas recursos (al menos en OSX) y es muy intuitivo y fácil de usar. Permite múltiples plantillas predeterminadas o simplemente poner tu el fondo que quieras y añadir cuadros de texto e imagen a tu antojo y gusto compositivo.

Saaleditor1

En mi caso elegí la opción fotolibro y las características de la tapa (dura o acolchada, mate o brillante), en mi caso dura y brillante. Una ventaja es que viene con un número mínimo de hojas pero no es rígido, es decir que, si necesitas más hojas puedes añardirlas de 2 en 2 (de pliegue en pliegue) y no tener que seleccionar un grupo más predeterminado como otros programas que solo puedes aumentar de 4 en 4 o de 6 en 6…. Además se pueden recolocar las hojas en cualquier momento arrastrandolas delante o detrás de alguna otra. Eso permite modificaciones posteriores sin perder el trabajo ni tener que volver a empezar de cero solucionando las necesidades de maquetado que vayan surgiendo.

Saal_editor_3

Como punto negativo diré que de momento el proceso de impresión no permite el tener páginas en blanco o negro detrás de las tapas a modo de guardas, es decir que las páginas encoladas detrás de las tapas también llevan foto, pero el equipo de Saal Digital me comentó que están trabajando para incorporarlas.

Si os fijáis en las capturas de pantalla, tanto en la web como en el programa de Sall Design, hay una pestaña verde que pone chat. En horario laboral realmente es un chat con un miembro del equipo de atención al cliente conectado esperando para ayudar con las dudas o problemas que hayan surgido. Fuera del horario laboral se convierte en un formulario donde se envía vuestros escritos a través de un correo electrónico. No he usado el chat pero si el correo electrónico y debo decir que son atentos, educados y bastante rápidos en contestar, cosa que yo también valoro mucho.

Saal_editor_4

Si nos ponemos en la imagen y clicamos en ella nos salen diversos menús. En la propia imagen podemos ampliarla, reducirla o moverla para reencuadrarla (válido sobretodo si el cuadro es de un tamaño diferente a la imagen original). En la parte derecha se puede traer la imagen al frente, al fondo, centrarla con la horizontal de una hoja o de dos, o con la vertical de una hoja o de dos. En el menú de arriba se puede, entre otras muchas opciones guardar, deshacer, cargar fotos, añadir cuadros de texto o de imagen e incluso diferentes modos de visualización del álbum que estamos maquetando. También nos sale un mensaje diciendo si la calidad de la imagen es buena o no para el tamaño a que la hemos puesto en la maquetación.

Otro punto negativo, aunque no decisivo para penalizar al álbum está en las lineas de corte que se ven como un recuadro rojo. Si nos fijamos bien parece que está centrado en toda la hoja y por tanto si usando las opciones centramos la imagen tanto horizontal como verticalmente puede parecer que el corte se realiza proporcionalmente en todas partes dejando la misma distancia del corte a la imagen en la parte superior e inferior y en la parte izquierda y derecha.

En las partes laterales si que es así pero en las partes superior e inferior he observado con el fotolibro en la mano que el margen superior es algo menor (milímetros) que el inferior. No queda mal del todo y no se nota si ponemos una imagen que cubra toda la hoja (solo lo hice dos veces) porque entonces ya sacrificas esas zonas de corte y no se nota pero hay que tener cuidado si la fotografía tiene un encuadre muy cerrado (no fue mi caso). En mi valoración es algo menor y antepongo la calidad del revelado ante los márgenes pero no estaría de más si se pudiese estudiar alguna solución.

Una vez acabado el libro y revisado, le toca el turno a “añadir al carrito” para pagarlo y enviarlo a producción.  Una cosa que no he dicho es que el libro no es una impresión de tintas sinó un revelado químico en papel fotográfico Fujifilm Crystal Archive Album con protección adicional para la radicaciónUV. Según palabras textuales del laboratorio “su duración es superior” que deduzco que deben referirse a muchos años.

Una de las cosas que me han gustado mucho de Saal Digital es que puedes ver el estado del pedido, pero no solo día y hora de envío y de cuando empieza y acaba de producción sino que para mi tiene un plus el que en el mismo listado te den el código de envío con el transportista y además ves en todo momento en que paso del transporte está sin necesidad de tener que ir a la web específica del transportista. Y si al cambiar de zona cambia de transportista te lo indica con el nuevo condigo de envío y referencias o reseñas que vaya anotando el transportista. El pedido se produce en Alemania y se transporta hasta nuestra frontera con DHL y luego nos llegará a través de Correos.

pedido saal1

pedidosaal2

Por supuesto, como en todos hay que abonar unos gastos de envío que no llegan a los 5€ en el momento en que hice yo el pedido. Algo muy comedido y más viniendo de Alemania. La producción finalizó un jueves y el lunes ya me llegó el paquete. Un tiempo de entrega muy bueno.

Pero veamos realmente como ha quedado el álbum digital:

Lo primero que debo decir es que el fotolibro llegó perfectamente embalado y protegido y que ningún canto presentaba el más mínimo detalle de haberse deformado o chafado.

IMG_5643-Edit

IMG_5644

Al sacarlo de la caja vemos que el fotolibro viene embalado en un material acolchado para absorber las presiones que se puedan ejercer sobre el cartón durante el transporte.

IMG_5645

IMG_5647

El papel que se ve dentro es la factura. Al retirar el “sobre” de material mullido nos percatamos de que el álbum viene envuelto en un plástico.

IMG_5648

IMG_5652

Y aquí se pueden ver ya sin envoltorios la portada y contraportada. Recordad que elegí que fuesen duras y en brillante.

IMG_5661

IMG_5662

Para mi la reproducción y fidelidad de color comparada con la imagen final procesada en una pantalla calibrada es de lo mejor que he probado. A diferencia de muchos otros no me ha desilusionado y eso que debo reconocer que iba preparado para encontrarme algún desaguisado por experiencias negativas en otros laboratorios y realmente no ha sido así. El libro se puede abrir 180º aunque las páginas no se suelen quedar en esa posición por si solas y si dejamos el libro reposando sobre la portada y contraportada vemos que trazan un pequeño ángulo con la horizontal. Eso realmente no significa nada. Lo que sería molesto es si en una imagen a doble página se produjesen las típicas montañitas al lado del centro en cada página al estilo revista. Y eso aquí no sucede.

IMG_5664

IMG_5665

IMG_5668

Si alguien desea regalar estos libros tiene la posibilidad de adquirir una caja hecha a medida para su fotolibro pero no os puedo comentar nada al respecto porque yo no la pedí.

En resumen diré que los puntos fuertes del libro son:

– Facilidad de maquetar.

– Fotografía con revelado químico en vez de impresa con tinta.

– Muchas variedades de plantillas y posiblidades de maquetación.

– Diferentes acabados de papeles (brillante o mate).

– Proporcionan un perfil ICC para emularlo en pantalla en PS o LR.

– Excelente reproducción del color y fidelidad con lo mostrado en una pantalla calibrada.

– Rapidez de envío e información en todo momento.

– Posibilidad y facilidad de contactar con una atención al cliente que destaca por ser atenta, rápida y resolutiva.

– Possiblidad de pago no solo a través de VISA sino por Paypal.

Puntos débiles del libro:

– No tener la posiblidad de tener guardas (trabajan para mejorarlo).

– El desajuste con los cortes en que el margen superior es más pequeño que el inferior.

– No tener perfiles ICC específicos aunque el perfil ICC de las copias para revelar son perfectamente válidos para este menester ya que emulan de forma bastante precisa el resultado final.

Realmente recomiendo que por lo menos le deis una oportunidad y lo probeis vosotr@s mism@s a ver si os convencen sus bondades. Yo estoy muy satisfecho y seguramente repetiré con ellos pues los considero una de las alternativas de mayor calidad del mercado.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • RSS