Edinburgh

Des de la entrada anterior, en Inveraray Castle continuamos vistando más castillos en ruinas como el de Doune. El castillo en sí no es que sea excesivamente fotogénico. Más bien su gracia era el de haber formado parte del escenario televisivo de la serie Outlander.

El siguiente que visitamos fue el castillo de Stirling al que le tengo una cariñosa manía porque lo visitamos bajo una intensa lluvia, ya sabéis, tiempo escocés y fue donde mi réflex, una 5D Mk II, dejó de funcionar.

En honor a la verdad llevaba en funcionamiento desde 2009 o sea que 10 años para una réflex que aguantaba perfectamente a sus competidoras no es poco. Tal vez por eso, por el «cariño» que le llegué a coger me supo tan mal su pérdida. Tengo fotos pero con el móvil que no merece la pena mostrar. Por suerte llevaba segundo cuerpo de cámara pero en ese momento estaba en la autocaravana aparcada lejos del castillo y no había posibilidad de ir a buscarla.

Otro de los castillos que también visitamos y que aunque está totalmente en ruinas tiene su qué fue el Linlithgow palace en un pueblo con un precioso parque del mismo nombre (del que haré una entrada de aves acuáticas que fotografié). Éste también es una de esas localizaciones que ganan mucho más en su visita que en fotografía.

Por último, pasamos un par de días en Edinburgh, donde pudimos visitar el castillo de Edimburgo.

De Edimburgo se puede visitar mucho más que su castillo. Os muestro unos «paisajes urbanos» a modo de ejemplo.

Saludos!